Home / Iglesia en Guadalajara / EL REGRESO DE LA GENERALA CON SOMBRERO Y REBOZO

EL REGRESO DE LA GENERALA CON SOMBRERO Y REBOZO

Pbro. José Antonio Larios Suárez

Sección Diocesana de Educación y Cultura

El inicio de una tradición.

Estamos a punto de celebrar la romería de la Virgen de Zapopan número 287 de la historia, una tradición que inició en el año 1734, fruto de nombrar a la Virgen como Patrona contra rayos, tempestades y epidemias, nombramiento que conllevaba la obligación de traer año con año, en el temporal de lluvias, la imagen de la Virgen de Zapopan a Guadalajara.

Allí se inició la tradición de fe más rica del occidente mexicano que ha recorrido los siglos en medio de vicisitudes y cambios de época.

Muy pronto se empezó a dar definición a los tres grandes momentos de la tradición: “la llegada”, “los cambios” y “la llevada de la Virgen”.

“La llegada” hacia referencia al ritual de su arribo a la ciudad de Guadalajara, que a inicios de la tradición tenía su lugar el 13 de junio.

“Los cambios” refiriéndose al ritual del traslado de la imagen de un templo a otro.

“La llevada de la Virgen” que ha consistido en el retorno de la sagrada imagen a su Basílica pasado el temporal de lluvias.

El nombre de romería fue posterior al inicio de la tradición y fue más bien fruto de un lenguaje usado en los medios de comunicación.

La llevada de la Virgen, iniciativa de un pueblo agradecido.

Cabe señalar, que para “la llegada” de la Virgen a Guadalajara, si se estableció desde los inicios un protocolo por parte de las autoridades civiles y eclesiásticas, en lo referente a “los cambios”, se establecieron con prontitud también los rituales, no sucedió así con “llevada”, esto fue un impulso del corazón de los fieles, los cuales llenos de gratitud, concluyeron que si la Virgen había venido para protegernos durante el temporal de lluvias, ahora habría que acompañarla hasta su casa.

La “llevada de la Virgen”, pronto se constituyó en un acto multitudinario, lleno de colorido y fe, para el cual no medió decreto alguno, ni sugerencia alguna, civil o eclesiástica. Fue la gratitud de un pueblo que acompañaba a María a su casa.

Un atuendo especial para la Virgen que regresa a su casa.
Un elemento muy importante empezó a destacarse en su retorno a Zapopan, el atuendo de la Virgen.

Los fieles estaban acostumbrados a contemplar la imagen de la Virgen en su Basílica colocada sobre una solemne peana, con corona imperial y aureola, y revestida con un manto de larga cauda.

En sus visitas a la ciudad, la gente la contemplaba con un manto corto de peregrina, sin cauda, pues su peregrinar exigía una altura de la imagen que la hiciera sencilla en su transportación, pero, aunque su manto era de peregrina, continuaba utilizando su corona de reina, con su respectiva aureola.

Para su retorno, entre tantos kilómetros por recorrer, yendo de una población a otra, el sentido de fe de la comunidad, lo llevó a ataviarla “de peregrina”, es decir, despojada de su corna y aureola, con la sencillez -y elegancia a la vez- de un sombrero y un reboso.

Con la imagen de la Virgen de Zapopan ataviada de esa manera, la comunidad asentía el sentido del camino, de la despedida, del punto conclusivo del ciclo anual.

Este año ha sido único en la devoción a la Virgen de Zapopan, por el centenario de su coronación pontificia y bicentenario de su generalato, en este año se le han ofrendado mantos, coronas e insignias conmemorativas de gran valor, todos ellos colocados en la sagrada imagen en los momentos más oportunos de las celebraciones, ahora en su regreso a casa, la esperamos ver como exige la fuerza de la tradición: de peregrina.

Esta tradición del retorno de la Virgen de Zapopan con sombrero y reboso, es una tradición tan antigua como la visita misma, la fuerza de la tradición y la expectativa de la gente por verla así nos hace esperar un año más el regreso de la Generala como se le ha visto por casi tres siglos el 12 de octubre.

Pbro. José Antonio Larios Suárez. Sección Diocesana de Educación y Cultura.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Del corazón de Fray Antonio Alcalde, el legado para Jalisco

La mañana del 29 de septiembre del 2021 la Secretaría de Salud de Jalisco hizo el anuncio del Día Mundial del Corazón desde el coro del templo conventual de las Monjas Clarisas Capuchinas de la Inmaculada Concepción de Guadalajara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *