Home / Iglesia en Guadalajara / ¡Felicidades Monseñor Salazar, neo Obispo de la Arquidiócesis de Guadalajara!

¡Felicidades Monseñor Salazar, neo Obispo de la Arquidiócesis de Guadalajara!

Nicolle Alcaraz

El día hoy, martes 30 de noviembre, fue llevada a cabo la ceremonia de Ordenación Episcopal de Monseñor Ramón Salazar. Esta tuvo lugar en el Santuario de los Mártires Mexicanos, dando inicio a las 11 hrs con la llegada de Nuestra Señora de Zapopan al recinto. 

Durante la ceremonia estuvieron presentes 18 Obispos, incluidos el Cardenal Francisco Robles, Arzobispo de Guadalajara, y el Nuncio Apostólico, Franco Coppola, además de los más de mil fieles que fueron testigos de aquel momento y un centenar de párrocos. 

Durante la primera parte del evento, el coro armonizó el momento con diversos cantos, comenzando por el Kyrie, pasando por el Gloria y hasta llegar al Agnus Dei, mismo que dio pie al Salmo del día en donde, se contó como Jesús llamó a Mateo, Marcos y Lucas, a seguirlo y convertirse en pescadores de hombres. 

Posteriormente, se llevó a cabo la lectura de la Petición de la Ordenación Episcopal, acompañada inmediatamente del Juramento de Fidelidad, texto que fue portado y revelado públicamente por Monseñor Salazar ante los Obispos y a los asistentes en general como parte del ritual. 

Retomando la idea principal del Salmo, Monseñor Coppola dirigió a los asistentes un discurso en honor al neo Obispo Auxiliar, en donde puntualizó que no se puede hablar de fé sino existe la predicación, además de que compartió ocho puntos clave, denominados las Bienaventuranzas del Obispo, para conocer un poco más del rol que esta figura debe encarnar, y las responsabilidades que dicho cargo conlleva. Estos fueron:

  1. La importancia de compartir a los pobres y, a partir de ello, construir el reino de Dios.
  2. No “temer mojar su rostro con lágrimas”, ya que estás son un signo de que se está cerca de quienes sufren, ofreciendo comprensión y apoyo en aquellos momentos complejos.
  3. Concebir el ministerio como un servicio y no como un poder. Es decir, recordar que su que hacer corresponde al bienestar de los otros, y no del individual.
  4. Preservar el servicio del Obispo con las personas y en las calles, en lugar de convertirse en un servidor burocrático, atado a los protocolos, en lugar del bienestar comunitario.
  5. No temer ensuciarse las manos a la hora de querer enfrentarse a la miseria.
  6. Reconocer a Dios en mí y en los otros, a pesar de todo lo malo que podamos portar.
  7. Trabajar por la paz y sembrar la semilla de la comunión.
  8. Y finalmente, un recordatorio respecto a que todos aquellos que sean guiados por el evangelio no deberán temer andar contracorriente, sobre todo porque a veces será necesario. 

Más adelante, se realizó la manifestación de Monseñor al Cardenal, en donde este expresaba al Arzobispo su deseo por asumir su nueva misión mediante la aceptación de diversos compromisos, poco después el elegido se postró en al ras del suelo mientras se cantaban las letanías.

Al levantarse, el Monseñor recibió la imposición de manos del resto de los Obispos y la Plegaria de Ordenación. Esto consistió en recibir por unos breves instantes las palmas de cada uno de los Obispos sobre su cabeza mientras se guardaba silencio. Una vez finalizado este momento, tomó lugar la unción de la cabeza y la entrega del libro de los Evangelios.

Para concluir con la ceremonia, Monseñor recibió los ornamentos, que consisten en el báculo, el anillo y la mitra, mismos que representan la fidelidad, el resplandor de la santidad y la protección del grey, respectivamente. 

Entregados estos elementos, se invitó al neo Obispo Auxiliar a tomar lugar entre el resto de los Obispos y, finalmente, recibir un abrazo de cada uno de ellos como símbolo de unión y aprobación. Finalizadas dichas expresiones de fraternidad, Monseñor se dirigió con sus familiares, que se encontraban en la primera fila del recinto, para expresar su alegría y gratitud. 

Por último, Monseñor ofreció un  discurso de cierre, en donde agradeció a todos los presentes; a su familia; a la Arquidiócesis; al Papa; y, por supuesto, a Jesucristo por haberle permitido el honor de convertirse en uno servidor más de la Iglesia, ahora en este nuevo cargo. 

El Cardenal también compartió unas palabras para los fieles y los visitantes en general del encuentro, además de aprovechar la asistencia del Nuncio para solicitarle enviar un profundo agradecimiento al Papa Francisco por permitirles tener un nuevo Obispo Auxiliar, y reconocer personalmente a Monseñor Coppola por haber apoyado en todo el proceso de selección y presentación de candidatos directamente con el Vaticano para la tarea en cuestión.

Felicitamos a Monseñor Salazar, Neo Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Guadalajara, y le deseamos mucho éxito en esta una misión que se la ha sido asignada.

Invitamos también a los lectores a consultar nuestras redes sociales oficiales en caso de que deseen atestiguar por cuenta propia la Ceremonia, la cual fue grabada por nuestros colaboradores, además de revisar nuestra edición pasada de El Semanario, no. 1295, para conocer más acerca de este nuevo Obispo Auxiliar.

Acerca de Nicolle Alcaraz Martinez

Comunicóloga y reportera para El Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Revisa También

Formando una gran familia, Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios

Sonia Gabriela Ceja Ramírez El señor Cura Juan Bojórquez Aguirre tiene seis y medio años …

Un comentario

  1. Rafael Pérez Maciel

    Excelentes noticias y muchas felicidades.