Home / Iglesia en Guadalajara / Las Visitas de Nuestra Señora de Zapopan y la proclamación de la Independencia
Salud, Ventas y Seguridad, le piden a la Virgen de Zapopan

Las Visitas de Nuestra Señora de Zapopan y la proclamación de la Independencia

Pbro. José Antonio Larios Suárez, Sección Diocesana de Pastoral de Educación y Cultura

Este 2021 se cumplen 287 años de visitas ininterrumpidas de la Virgen de Zapopan a Guadalajara, 200 años de la proclamación de nuestra independencia y del generalato de Nuestra Señora de Zapopan.

¿Pero hay alguna relación entre las visitas anuales de la Virgen de Zapopan y su título de Generala, así como la consumación de nuestra independencia?

Las autoridades civiles y la misma comunidad, suplicaron al Obispo que trajeran la Imagen de la Virgen de Zapopan; el Obispo accedió, y la Imagen fue llevada a todos los barrios y capillas de aquella antigua Guadalajara; posteriormente, los notarios dieron testimonio de la mejoría que toda la ciudad obtuvo de esta visita; por lo mismo, los cabildos eclesiástico y civil, la Audiencia y la gobernación del reino, encabezados por el Obispo, declararon Patrona y protectora de la ciudad episcopal a Nuestra Señora de Zapopan; el pueblo de Dios le dará entonces un nuevo título: “Patrona contra rayos, tempestades y epidemias”.

Siempre presente en nuestras necesidades

La primera visita de la Virgen de Zapopan a Guadalajara de la que se tiene constancia en documentos históricos es en 1691, con motivo de un azote de epidemias y temblores en dicha ciudad; en 1721 hay noticias pormenorizadas de otra visita a la ciudad debido a una peste mortal; en 1731 acude la Virgen a la ciudad episcopal para recibir las súplicas de sus moradores por un buen temporal.

Es en 1734 cuando las tempestades, rayos e inundaciones se experimentaron con mucha fuerza en Guadalajara, al grado de cobrar muertes como la del sacristán del templo de la Santa Cruz (San Juan de Dios) y el sacerdote de dicho templo, los cuales fueron alcanzados en la torre del campanario por dos rayos.

La jura de este patronato conllevaba la obligación de trasladar la Imagen cada año a Guadalajara, durante el tiempo de lluvias, para que por turno fuese visitando todas las iglesias de la ciudad.

La llegada de la Virgen a Guadalajara en 1821 y la proclamación de la Independencia

Desde los inicios de esta tradición y hasta muy entrado el siglo XIX, el día en que la Virgen llegaba a la ciudad episcopal era el 13 de junio; ese día, no solo era la ­fiesta principal de la Virgen de Zapopan, sino la principal ­fiesta mariana de la ciudad. Pronto se constituyó en ­fiesta de guardar, respetada incluso por la reforma del calendario de días festivos de Carlos IV.

Participar en la solemne procesión en que la Imagen era conducida de Santa Teresa a la Catedral era ocasión para mostrar la integración de todas las estructuras sociales en torno a la Virgen: El obispo, el presidente de la audiencia, después intendencia, el presidente del ayuntamiento, el capitán general, los cabildos civil y eclesiástico, la Universidad de Guadalajara, los Seminarios diocesano y jesuita, todas las órdenes religiosas, las cofradías y los diversos gremios de profesionistas y artesanos, la sociedad en su conjunto sin distinción de raza o clase.

No sorprende entonces que los insurgentes de la Nueva Galicia, Andrés Quintanar y Pedro Celestino Negrete, decidieran declarar la independencia regional justamente el día en que la Virgen entraba a Guadalajara, el 13 de junio, en la fecha en que se suspendían las labores y se volcaba la gente para recibir a la Virgen; ­fiesta popular y solemne a la cual asistían ­fieles desde muchas otras poblaciones.

Con esta elección, los insurgentes no solamente lograron así la mayor publicidad, sino la toma pacífica de la guarnición de Guadalajara, razón por la cual solicitaron al Obispo Juan Cruz Ruíz de Cabañas, se declarara a la Virgen de Zapopan “Generala de armas”, obligándose a prestarle los homenajes militares propios de su rango; el Obispo accedió y el 15 de septiembre de 1821 se le colocaron a la Imagen los emblemas propios de su rango, la banda militar de cordones y borlas y el bastón de mando.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Formando una gran familia, Parroquia de Nuestra Señora de los Remedios

Sonia Gabriela Ceja Ramírez El señor Cura Juan Bojórquez Aguirre tiene seis y medio años …