Home / Iglesia en Guadalajara / Seminario analiza regreso paulatino
El Seminario de Guadalajara plantea el regreso para el mes de agosto.

Seminario analiza regreso paulatino

A la espera de lo que indiquen las autoridades de salubridad, el Seminario de Guadalajara ya cuenta con un plan de regreso a la nueva normalidad.

David Hernández

Al igual que todos los colegios y universidad, la pandemia por coronavirus (COVID-19) hizo que actividades ya calendarizadas en el Seminario Diocesano de Guadalajara tuvieran que ser canceladas o postergadas, tales como misiones, apostolado, preseminarios, recepción de ministerios y ordenaciones.

En entrevista con el Presbítero Bernardo Santana Ramírez, padre espiritual de 1º de Teología y Año de Servicio, indicó que desde el pasado 17 de marzo los seminaristas se encuentran en sus casas con sus respectivas familias. Su regreso se prevé de forma paulatina para agosto, por lo que también serán canceladas las misiones de julio.

“Se prevé para los próximos meses de esta manera: en junio terminar sus estudios online. Para julio ejercicios espirituales y preparación inmediata para los seminaristas que serán admitidos como candidatos al estado eclesiástico, los que recibirán el ministerio de Lectorado o Acolitado y para los que serán consagrados tanto Diáconos como Presbíteros. Se ha calendarizado una semana para cada grupo durante este mes. En agosto inserción por grupos (dos por semana) a la vida del Seminario y en septiembre una vez reunida toda la comunidad dar inicio a otro año escolar.

“Respecto a las fechas de las celebraciones para la Aceptación, Ministerios, Diaconado y el Presbiterado, se le ha sugerido al Sr. Cardenal José Francisco Robles unas posibles fechas, lugares y modalidades, pues como Rector de nuestro Seminario y Pastor de nuestra Arquidiócesis es él quien lo decidirá. Pero al final no depende tanto del Cardenal ni de nosotros, sino de cómo se vaya decreciendo y superando la pandemia. Estamos muy conscientes y dispuestos, ya sea que se adelante, se atrase o se cambie este programa que ahora tenemos”, explicó el padre Bernardo Santana.

Pbro. Bernardo Santana Ramírez, director espiritual del Seminario de Guadalajara

Año de servicio

Con respecto a los seminaristas que concluyen la etapa de primero y cuarto de teología para posteriormente realizar su año de servicio, señaló que a estos jóvenes “se les destinará a una comunidad parroquial o Seminario Auxiliar a partir del mes de julio, pero su inserción en la vida pastoral de dichas comunidades dependerá solo del sacerdote que los recibirá, quien en diálogo con ellos decidirá la fecha. Mientras permanecerán con sus familias”.

Acompañamiento espiritual

Desde el inicio de la pandemia, los sacerdotes formadores han permanecido en el Seminario, observando todas las medidas de protección sanitaria como la sana distancia, tapetes sanitizantes en la entrada y el uso constante tanto del cubrebocas como de gel antibacterial.

Ellos, al igual que muchos sacerdotes, han visto mermada su labor pastoral en el acompañamiento espiritual y humano de los futuros sacerdotes, ya que al no tener un contacto directo con los seminaristas se vuelve complicado saber si atraviesan por un momento de crisis vocacional o pasan alguna necesidad económica.

Sin embargo, han modificado su esquema de trabajo y han encontrado la manera que estar cercanos a ellos pese a la distancia.

“Los seminaristas están en nuestra mente y en nuestro corazón. Los acompañamos de diversas maneras según cada padre formador lo prefiera: llamadas telefónicas, entrevistas por internet, acuerdos, mensajes y reflexiones compartidas por WhatsApp, visita a sus casas, reuniones de pocos por decanatos, visitas al Seminario; y sobre todo, están muy presentes en nuestra Eucaristía y oraciones”.

El sacerdote Santana Ramírez mencionó que desde el acompañamiento espiritual que realiza directamente con sus dirigidos, se ha percatado que los seminaristas están “más animados y decididos para consagrase a Dios a favor de sus hermanos” a raíz de esta crisis.

Aclaró que si bien durante este periodo algunos jóvenes han dejado el Seminario se debe más a un discernimiento personal que ellos ya habían realizado previamente y no por la crisis que se vive actualmente por coronavirus. “Algunos habían previsto dejar el Seminario al terminar este año escolar, quizá al estar ya en su casa simplemente lo han adelantado”, dijo.

Reciente la falta de Eucaristía

Durante estos casi tres meses que han permanecido en sus casas, los seminaristas también han atravesado dificultades económicas y espirituales. Las que más han resentido son la ausencia de la Santa Misa y la Sagrada Comunión.

“Espiritualmente los seminaristas se han visto privados, no todos, de la Sagrada Comunión diaria; pero su relación, experiencia y vivencia de fe en Dios ha continuado a través de la oración, meditación, lectura y dirección espiritual, el servicio en casa, el estudio a distancia, el sentido de la vida en esta atípica circunstancia. Incluso han favorecido que sus familias oren y reflexionen más, compartan la vida con más profundidad entre sí”.

Referente a lo económico, la mayoría de los seminaristas pertenecen a familias de escasos recursos, sin embargo mencionó que la ausencia de dinero no será un impedimento para que estos jóvenes continúen con su vocación sacerdotal.

“Respecto a lo económico, lo han resentido significativamente pues proceden en su mayoría de familias de bajos recursos y al no haber trabajo o solo intermitentemente, los ingresos para el sostenimiento de la familia ha disminuido; además tienen que alimentar otra boca más -la del seminarista-. Su aportación al Seminario (colegiatura) se ha mantenido, debido a que el Seminario continúa dando los salarios a todo el personal que en él labora como cocineras, intendentes, secretarias, contadores, albañiles, formadores y maestros. Si algún seminarista en su familia no puede solventar dichas colegiaturas se atiende y se le da solución, eso no será impedimento para continuar su formación”.

“Aprovecho esta entrevista para agradecer a toda la comunidad de nuestra Arquidiócesis por todo lo que hace a favor de nuestros seminaristas. Les garantizamos nuestras oraciones y les invitamos a unirnos en la plegaria a Jesucristo, Señor de la vida, para que la experiencia de dolor e incertidumbre que ahora vivimos se nos convierta pronto en la alegría de vivir más fraternos y solidarios, más responsables y cuidadosos del medio ambiente, más con la mirada a lo importante y con el espíritu renovado por el silencio, la cercanía familiar y la austeridad”.

Pbro. Bernardo Santana Ramírez, director espiritual del Seminario de Guadalajara

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Inician las visitas de la Virgen de Zapopan a parroquias

David Hernández La Arquidiócesis de Guadalajara informó que el próximo 20 de mayo iniciarán los …