Home / Iglesia en Guadalajara / Una fiesta diocesana a la patrona de la Diócesis

Una fiesta diocesana a la patrona de la Diócesis

Pbro. José Antonio Larios Suárez

Cuando hablamos de una fiesta diocesana, viene a nuestra mente inmediatamente la imagen de personas reunidas multitudinariamente, y así es en condiciones ordinarias, sin embargo, durante la pandemia y más aún en la declaración de un nuevo botón de emergencia declarado en la recta final del novenario del centenario, las reuniones masivas se volvieron imposibles de realizar.

Casi todos los días del novenario solo veinticinco fieles en general y veinticinco peregrinos representando los diversos movimientos, asociaciones y secciones diocesanas pudieron ser albergados en la Basílica de Zapopan.

Aunque todos hubiéramos querido estar allí físicamente, las redes sociales hicieron su gran labor de llevarnos día a día del novenario hasta nuestros hogares, sin embargo, no todo era cuestión de las redes sociales, físicamente a los pies de la Virgen debíamos estar representada toda la diócesis.

Con esta finalidad cada día presidió un obispo, concelebraron los hermanos franciscanos y casi diario hubo cuando menos la presencia de un padre diocesano (muchas veces asesor de un movimiento laical, otras libremente se acercaron sacerdotes a concelebrar) y a veces un diácono. Ellos representaban día con día a todos los pastores de esta iglesia de Guadalajara.

Los fieles peregrinantes de las secciones, movimientos y asociaciones diocesanas representaron a todos los fieles laicos que trabajan en la diversidad de ministerios en favor de la edificación del Pueblo Santo de Dios.

Los fieles devotos que asistieron representaron a todo el pueblo de Dios, hijos muy amados de María.

Cada día después de la misa hubo una ofrenda musical a la Virgen de Zapopan, ellos representaron a todos los mariachis, coros, tríos y demás fieles que desearían fervientemente llevarle algo de su arte a la Reina del cielo.

La misma corona que ofrendaron algunos sacerdotes diocesanos, representan la totalidad de los fieles de esta iglesia particular que se goza en tener a la Virgen de Zapopan como poderosa defensora y auxilio en todas nuestras necesidades.

En este solemne e histórico novenario las participaciones diocesanas estuvieron de la siguiente manera:

Sábado 9 de enero: La misa fue presidida por Mons. Juan Manuel Muñoz Curiel, obispo auxiliar de Guadalajara y presidente de la Sección Diocesana de Pastoral de Educación y Cultura (responsable de los festejos del centenario). La ofrenda musical estuvo a cargo del cantante evangelizador Marco Berumen.

Domingo 10 de enero: Celebración eucarística presidida por Monseñor Eduardo Muñoz Ochoa, obispo auxiliar electo de la diócesis de Guadalajara. El grupo Gaudete ofreció a la Generala su ofrenda musical. Peregrinaron miembros de la adoración nocturna diocesana, legión de María y Reina de la Paz (movimientos marianos diocesanos).

Lunes 11 de enero: Monseñor Manuel González Villaseñor, obispo auxiliar electo de Guadalajara presidió la eucaristía, peregrinaron los miembros de la Renovación Carismática Católica Diocesana junto con su sacerdote asesor, ese mismo día, dos sacerdotes y un diácono diocesano ofrendaron a la Virgen de Zapopan su serenata, fue muy emotivo ver a tres clérigos diocesanos revestidos con su sotana negra cantándole a la Reina del cielo. Ese día, al término de la serenata, aprovechando ese momento tan significativo, se anunció que el 18 de enero la Virgen recibiría una corona de parte de sus hijos sacerdotes.

Martes 12 de enero: presidió la Santa Misa Fray Ángel Gabino Gutiérrez Martínez, ministro Provincial, peregrinó la Sección Diocesana de Evangelización y Catequesis (SEDEC), la ofrenda musical para la Virgen fue un concierto de flauta y órgano.

Miércoles 13 de enero la presidencia litúrgica estuvo a cargo de Fray Evencio Herrera Díaz, vicario provincial. Peregrinaron Pastoral de la comunicación de la Diócesis y Sección Diocesana de Pastoral de Educación y Cultura (SEDIPEC acompañados de un sacerdote de la Sección). La cantante evangelizadora Sarahí le ofreció a la Virgen la serenata.

Jueves 14 de enero: Monseñor Juan Humberto Gutiérrez Valencia, obispo auxiliar emérito de Guadalajara, presidió la Eucaristía, peregrinaron los ministros extraordinarios de la comunión.

Viernes 15 de enero: La misa fue presidida por Monseñor Engelberto Polino Sánchez, obispo auxiliar de Guadalajara, peregrinaron los movimientos laicales diocesanos, el coro Emanuel ofrendó su música a la Virgen de Zapopan después de la misa.

Sábado 16 de enero: La celebración eucarística la presidió Monseñor Héctor López Alvarado, obispo auxiliar de Guadalajara, peregrinó la Pastoral Familiar Diocesana junto con su sacerdote asesor, el coro solemnis al final de la misa entonó el Akatistos, un himno de la iglesia de oriente en honor a la Madre de Dios.

Domingo 17 de enero: Fray Ángel Gabino Gutiérrez Martínez, ministro Provincial presidió la Santa Misa, peregrinó la Pastoral Juvenil y de Adolescentes de la Diócesis, al término de la celebración el coro solemnis presentó su ofrenda musical.

Lunes 18 de enero: Con la presidencia litúrgica del Emmo. Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega, la concelebración de sus obispos auxiliares, los frailes de la Provincia Franciscana, diez sacerdotes diocesanos y dos diáconos de la diócesis, se representó a toda la extensa diócesis que por manos de sus sacerdotes entregaba a la Reina y Madre de Jalisco la nueva corona conmemorativa del primer centenario de la coronación pontificia.

Al final de la misa de coronación la serenata de felicitación a María de Zapopan estuvo a cargo del mariachi Santa María Magdalena.

Fueron estos diez días de fiesta una experiencia diocesana única, que gracias a la representación física de los sectores de la iglesia de Guadalajara y por la unión de miles de fieles a través de las redes sociales se pudo sentir y expresar la fe viva de una iglesia que con María camina en medio de las pruebas y dificultades.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Dan último adiós al Padre “Chayo”

David Hernández Familiares, sacerdotes y seminaristas dieron el último adiós al Presbítero José Rosario Ramírez …