Home / Iglesia en México / Divina Voluntad promueve espiritualidad sacerdotal

Divina Voluntad promueve espiritualidad sacerdotal

David Hernández

Por muchos años el Movimiento de la Divina Voluntad ha sido mal visto por algunos sacerdotes y laicos, pues se le ha colocado la etiqueta de “fanático”. Sin embargo, es un movimiento avalado por la Iglesia y que promueve su espiritualidad, no solo para laicos sino también para sacerdotes.

En la meditación, el alma se enciende

En diciembre del 2020, el Cardenal José Francisco Robles Ortega, Arzobispo de Guadalajara, otorgó el cargo de “Asesor” del Movimiento al presbítero Carlos Javier Díaz Vega, actual párroco de San Javier de las Colinas, a quien le encomendó la misión de “dar homogeneidad a los grupos que existen y consolidarlos”, acompañado de la oración y los sacramentos.

“Para mí es un movimiento que propone una espiritualidad profunda; promueve, entre otras cosas, meditar las 24 horas de la Pasión, se trata de vivir en Cristo y que él viva en nosotros. En la meditación el alma se enciende”, mencionó el sacerdote asesor.

“El Cardenal (Francisco Robles) manda su bendición a todos los pertenecientes al Movimiento” – Pbro. Carlos Javier Díaz Vegas, asesor del Movimiento de la Divina Voluntad.

Retiros para sacerdotes

Si bien la Divina Voluntad tuvo su origen en Italia, es un Movimiento que poco a poco se ha ido dando a conocer a nivel internacional.

En México, esta espiritualidad llegó hace un par de décadas y se ha ido expandiendo, primero entre los laicos pero desde hace un par de años también contempla la participación de sacerdotes.

Para marzo del 2021, se realizó el quinto retiro a nivel nacional dirigido a sacerdotes, donde participaron consagrados de las ciudades de León, Monterrey, Guadalajara, Tepic, Toluca, San Juan de los Lagos, entre otros.

Además, hubo otro grupo de sacerdotes que participaron vía internet desde Argentina, España, Brasil y Colombia.

“El retiro me está ayudando a tomar conciencia de esa realidad, que Dios actúa en la persona de nosotros los sacerdotes, y cómo trasladarlo a lo que es mi vida. Que todo lo que yo haga sea realmente un reflejo de la voluntad de Dios”, señaló el Padre Jorge Alfonso Cueto Bustos de la Diócesis de Tepic, quien ha vivido tres retiros sacerdotales.

Otro objetivo de estos retiros es que los sacerdotes conozcan el Movimiento y ayuden a los grupos parroquiales de sus comunidades a consolidarse y no a desintegrarlos por la falta de información.

Dentro de la Iglesia

Ricardo De la Torre es miembro de la Comisión de Laicos de la Diócesis de San Juan de los Lagos y la Provincia Eclesiástica de Guadalajara, fue miembro del Consejo Nacional de Laicos de la Conferencia del Episcopado Mexicano y es promotor de la Divina Voluntad desde hace años.

Explicó que el Movimiento se encuentra dentro de las normativas de la Iglesia Católica y busca sobre todo la unidad de todos sus miembros con ella.

“No se puede vivir en la Divina Voluntad -dijo- si no permanecemos dentro de la Iglesia con actitud humilde, obediente y amorosa. El ejemplo perfecto de vivir en la Divina Voluntad es María”, asegura Ricardo De la Torre.

“No podemos decir que vivimos en la Divina Voluntad si no escuchamos a aquellos que Jesús nos ha dejado como ministros y cabezas visibles de su Iglesia, y que son para nosotros las primeras manifestaciones de su voluntad”.

¿Qué es la Divina Voluntad?

Es una espiritualidad surgida a raíz de la revelación privada a la sierva de Dios Luisa Picarreta en Italia. La finalidad de esta revelación, al igual que cualquier otra, es ayudar a comprender el misterio, que es Jesús, y que está en la revelación pública.

En esta revelación en particular, Jesús muestra la interrelación de su voluntad humana con su voluntad divina e invita a vivir unidos en ese misterio que es amor perfecto.

“Jesús nos invita a vivir en ese ámbito de unión que él tiene con su Padre, y esta unión no es de otro modo sino una unión de voluntad; a fin de cuentas, ante Dios la voluntad es la que cuenta: es la voluntad con la que se peca o con la que se ama”, dijo Ricardo De la Torre.

Los escritos de Luisa Picarreta han sido revisados y tienen el Nihil Obstat de un santo ya canonizado: San Aníbal. En la Arquidiócesis de Guadalajara tienen el Nihil Obstat Imprimatur, pero independiente de eso, se necesita meditar en sintonía con la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Preocupa al Nuncio baja de católicos en México

El descenso en el número de bautizados, así como de las vocaciones religiosas y sacerdotales …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *