Home / Iglesia en México / El Nuncio Coppola parte a Bélgica, aquí su mensaje de despedida

El Nuncio Coppola parte a Bélgica, aquí su mensaje de despedida

Nicolle Alcaraz

El Nuncio Apostólico, Franco Coppola, ofreció una entrevista el pasado 30 de noviembre a las 10 horas en el Santuario de los Mártires Mexicanos, durante la antesala a la Ordenación Episcopal de Monseñor Salazar, en donde se dialogó respecto a su experiencia estos últimos 5 años en México, previo a su partida rumbo a Bélgica.

Monseñor Coppola comentó que si bien al arribar a nuestra nación se encontraba sumamente nervioso debido a que “pasaba de un país en África que tenía solo 5 millones de habitantes, a uno que tenía 130. De uno que tenía 8 Obispos, a uno que tiene 170”, lo primero que hizo al llegar a la Ciudad de México fue visitar el Santuario de la Virgen de Guadalupe. Esto con dos motivos, el primero consistía en conocer más acerca de esa figura a la cual millones de mexicanos rinden su devoción, pero también le ayudó a armarse de valor al recordar lo que la Virgen comentó a Juan Diego: “De que te preocupas, estoy yo aquí. Yo soy tu madre”, a lo que el Nuncio añadió: “La verdad eso me tranquilizó, estos 5 años yo siempre los he vivido bajo esta palabra. Confiando que ella iba a encargarse”.

Encontrar soluciones para los problemas de los que somos testigos

Si bien nuestro territorio es un espacio en donde se lleva más de 5 siglos conociendo y, sobre todo, testimoniando el Evangelio, Monseñor comentó que la Iglesia aún queda camino por delante, sobre todo en lo que respecta a la procuración de la fe en los jóvenes. “Hay una parte de la población, la parte más joven, con la cual tenemos dificultad para entendernos, hacernos escuchar, hacernos entender y entenderlos a ellos, también. Pienso que nos hemos dado cuenta como Obispos de este problema, y la realidad frente a nuestros ojos (…) hay otro lado preocupante que es el aumento de los suicidios, porque claro que caminando por un mundo tan difícil muchas veces nos sentimos inadecuados e incapaces de enfrentar las dificultades del mundo, y es muy lamentable, terrible y trágico que un joven que tiene toda la vida por delante decida que ya no puede más. Entonces, este es un gran reto que tenemos por delante la Iglesia”.

Añadió que, sobre todo en México, que es un país en donde la mitad de su población es joven, resulta crucial atender a estas cuestiones con el fin de brindar apoyo y escucha a estas personas, para lo cual sería pertinente emplear la invitación del Papa Francisco a abrir un diálogo Sinodal, con el fin de escuchar a este segmento, para encontrar y caminar juntos en torno a posibles soluciones.

Llenos de fe y humanidad

“En la carta que escribí a los Obispos anunciándoles que el Papa me nombraba a Bélgica, les dije que me voy del país enriquecido en fe y en humanidad. Me ha enriquecido mucho el contacto con la fe sencilla y profunda del pueblo mexicano. Eso es algo que me ha impresionado, es algo que se quedará grabado dentro de mi corazón”, compartió durante la entrevista.

Para Monseñor Coppola, México es un pueblo con una fe profunda y viva, misma que pudo presenciar a través del encuentro con muchísimas personas que se cruzaron durante su trayecto, incluyendo también a víctimas de abusos, de quienes tuvo la oportunidad de aprender y escuchar para poder ayudarlas a encontrar “un camino de sanación, de recuperación y confianza”, además de que le permitió “entender lo que pasa en el corazón de las otras personas, sobre todo cuando son heridas”.

Concluyó narrando la experiencia que tuvo en Aguililla, territorio acechado por la delincuencia y el crimen organizado, pero en donde a pesar de la violencia los sacerdotes de la comunidad decidieron mantenerse en el pueblo para ofrecer esperanza a los habitantes de este, constatando “una experiencia positiva y fuerte a lado de la gente de parte de la Iglesia”.

Acerca de Nicolle Alcaraz Martinez

Comunicóloga y reportera para El Semanario de la Arquidiócesis de Guadalajara.

Revisa También

Cuando se rompe el corazón

Practicarse un aborto por voluntad propia, es una de las decisiones más fuertes de la …