Home / Iglesia en México / El trabajo infantil en México afecta a 3.3 millones de niños: INEGI

El trabajo infantil en México afecta a 3.3 millones de niños: INEGI

Según la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019, en Jalisco hay 1.8 millones de personas de entre cinco y 17 años. Y de ellas, 181 mil 521 realizan alguna actividad laboral, es decir, uno de cada 10 menores; sin embargo, se cree que este número aumentó a causa de la pandemia, pues la afectación económica fue considerable en el 2020.

Monserrat Ayala Razo

En México, en el año de 2019, se tenía registro de 3,269,395 niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años de edad que realizan alguna actividad económica; de los cuales 1,755,482 realizan ocupaciones no permitidas, éstas son aquellas que ponen en riesgo su salud, afectan su desarrollo, o bien se  llevan a cabo por debajo de la edad mínima permitida para trabajar, de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo (LFT).

Según la encuesta, las niñas y niños que trabajan lo hacen principalmente en actividades agrícolas, ganaderas, forestales, caza y pesca; minería, construcción, industria y en el comercio.

Sin embargo, los principales motivos por los que no asisten son: la falta de interés, aptitud o  requisitos para ingresar a la escuela (35 %), por enfermedad, accidente y/o discapacidad (16 %) y la falta de recursos económicos (13 %).

FUENTE: INEGI. Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019.
FUENTE: INEGI. Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI) 2019.

De la población infantil de 5 a 17 años de edad que no asiste a la escuela, por la necesidad de apoyar económicamente en sus hogares, el 26 por ciento trabaja en ocupación no permitida, el 2 por ciento en ocupación permitida, el 72 por ciento restante no realiza ninguna  actividad económica.

Una de las problemáticas que conlleva a que los menores estén trabajando a edades tempranas es la deserción escolar, pues la falta de recursos económicos limita a sus padres a solventar los gastos que la formación académica conlleva.

Debido a la pandemia, se estima que el número de menores realizando alguna actividad económica aumentó un 5.5 por ciento a causa de las afectaciones económicas resultado de la pandemia por COVID, es decir, que 177 mil niños, niñas o adolescentes van a integrarse a los 3.2 millones que ya trabajaban, lamentó Claudia García Reyes, de la Coordinación del departamento de fortalecimiento y desarrollo institucional, del Movimiento de Apoyo a Menores Abandonados, (Mama AC).

DE LAS AULAS A LOS TRABAJOS

Para contrarrestar esta situación, desde hace ya 33 años la Asociación MAMA ha trabajado en la restitución de los derechos de niñas, niños y adolescentes que trabajan o viven en la calle, “nosotros sabemos que son jóvenes que necesitan ese apoyo porque van generando su economía día a día, y quieren generar ingresos con ese trabajo y cubrir las necesidades básicas, ya que la mayoría paga una renta o el tema de la alimentación, o los gastos diarios, ello obliga a una familia a que también los hijos participen”.

“Con la pandemia ha aumentado (el trabajo infantil), porque la crisis económica que ha traído el COVID ha hecho que muchas familias salgan a trabajar en lo informal y a que los acompañen los niños, porque sabemos que las escuelas también están cerradas y los papás muchas veces toman esta decisión de llevarlos con ellos por no tener dónde dejarlos”, comentó García Reyes. Por ahora, para continuar con su labor, MAMA, A.C. tiene activo el “Centro de Día” para atender a todos los menores que trabajan en la calle o acompañan a sus papás a trabajar; sin embargo, a raíz de la pandemia modi­ficaron su forma de trabajo manteniendo el enfoque, buscando garantizar los derechos de los menores.

ACOMPAÑAR EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA

“Tenemos cuatro líneas de acción: el derecho a la supervivencia, un espacio seguro de la alimentación, y derecho al desarrollo, que es el desarrollo de actividades económicas, emocionales, sociales y para la vida”. “También se da atención psicológica y acompañamiento académico. Con ese tema del Covid, eso ha sido lo que nos ha rebasado, ya que la mayoría de los que están con nosotros no tienen acceso a internet, ni una computadora, eso quiere decir que el sistema los excluye de la educación en línea que está ahora. En este momento nosotros estamos dando ese acompañamiento académico en nuestro centro de una manera escalonada, dándoles acceso a esas tecnologías de la información para que no abandonen la escuela”.

Por último, comentó que en lo que respecta a la protección a los niños, se realiza también la gestión de Actas de Nacimiento y el trabajo directo con la familia para el desarrollo de habilidades parentales, esto es, que los padres también busquen una superación personal que ayude a la familia a mejorar su calidad de vida.

MAMA, A.C. en números:
En 2019 se atendieron a 307 menores
En 2020 se brindaron apoyo a 217 chicos

Acerca de Monserrat Ayala Razo

Lic. en Periodismo por la Universidad de Guadalajara, Social Media Manager de la Oficina de Prensa del Arzobispado y Centro Católico de Comunicaciones, Reportera de Semanario

Revisa También

Cuando se rompe el corazón

Practicarse un aborto por voluntad propia, es una de las decisiones más fuertes de la …