Home / Iglesia en México / Hurgando los Archivos Vaticanos. La perspectiva de la Secretaría del Estado Vaticano. El conflicto del gobierno de Calles con la Iglesia Católica (V)

Hurgando los Archivos Vaticanos. La perspectiva de la Secretaría del Estado Vaticano. El conflicto del gobierno de Calles con la Iglesia Católica (V)

Guillermo Dellamary

1.11 La postura del Episcopado de Estados Unidos

Muchos Obispos y Presbíteros mexicanos y extranjeros residentes en México, se fueron a refugiar a varias ciudades del vecino país del norte, por lo que se llevaron consigo muchas experiencias y relatos de lo que sucedía en sus lugares de origen. Por lo que el Episcopado, de aquel país, estaba bien informado de los acontecimientos.

Mientras el Episcopado mexicano se debatía en enfrentar al Gobierno Mexicano, vía el Memorial a las Cámaras, y con ello buscar un acuerdo que plazca plenamente a la Iglesia Católica, los cardenales, arzobispos y obispos de la Iglesia Católica de los Estados Unidos de América dirigen una carta pastoral a México, publicada en diciembre de 1926.

Aquí algunos puntos importantes:

Expresan su simpatía para aquellos que sufren “for conscience sake has never been refused by the great heart of the American people” casi instintivamente, detectan toda opresión que destruye la unidad del hogar, también como una fuente de malos entendidos y odios que dividen a las naciones y a la gente y ofende la causa internacional de la amistad y la paz mundial. Nosotros los Obispos Americanos, no tenemos otra razón para enviar esta carta que mostrar nuestra más profunda simpatía con el sufrimiento del pueblo de México por la persecución  (Now raging)  en contra de la religión en aquel país”.

Además, agregan que hay otras razones de gran peso y urgencia que hacen de este acto un deber.

Y se fundamentan en el hecho de que México es su vecino, y por ser una república que se intenta moldear en líneas similares a las nuestras, una nación con una población Cristiana devota a la Iglesia Católica, lo que hace un llamado especial a la caridad de la fe, especialmente a los de Estados Unidos.

“Hay razones más poderosas para hacer esta muestra Pastoral, que es la elevada consideración del deber a los principios que fundamentan y sustentan  a todo gobierno justo, los principios que protegen los derechos conferidos al hombre, no por los estados, sino por Dios mismo”.

Además, agregan que los obispos de la Iglesia no se pueden quedar indiferentes “cuando los principios vitales son atacados (as boldly) y con la crueldad que se está haciendo hoy en México”.

A continuación reconocen y se suman a la causa de los obispos de México por su trabajo admirable en contra de la opresión y en (edifying and intimate letters to their flocks) esas acciones bien pueden ser secundadas por nosotros, hermanos separados por fronteras, pero unidos en la mutua fe y por los lazos de la caridad fraterna que hacen más fuerte nuestro mutuo entendimiento, estima y amistad.

Puntualizan la importancia de mantenerse unidos al Vicario de Cristo, al Papa Pius XI, en la oración y la simpatía por la Iglesia que sufre. Quien manifiesta su tristeza y sensibilidad del peligro que significa esta persecución como una amenaza a la paz  en el Reino de Cristo en cualquier otro lugar. Es en las enseñanzas del amor del Maestro,  al que se acude, para reconocer la gravedad de estas amenazas a la religión en el mundo.

Existen otros y más poderosos motivos que los invitan a realizar esta carta, es que el presente conflicto, como una parte de la guerra contra la religión en México, que tiene su origen en casi un siglo anterior.

(Del ASV arch, del, Messico, b48 f 249 p22-23)

1.12 El inviolable Santuario del alma

Veíamos la postura del Espiscopado Norteamericano en relación a la persecución Religiosa en México, sus motivaciones y análisis de la situación.

Aquí un punto importante.

El santuario del alma y el de la conciencia,  el Estado no lo puede invadir. Es esto exactamente lo que el Gobierno de México está buscando hacer, y luego quererlo justificar ante un pueblo con sus ideales nacionales que están en contradicción directa al malvado espíritu del despotismo y la tiranía que actúan en las leyes y reglamentos que ahora se están haciendo en México, un impactante ejemplo de un grave error para todo el mundo civilizado. Está claro, entonces,  que el lenguaje del Papa Pius XI no son exageradas cuando caracteriza estas leyes como “diabólicas”.

El hombre no puede suspender los derechos dados por Dios, y para dar un ejemplo claro el “First Amendment to the Constitution” impide  al Congreso que prohíba el ejercicio libre de la religión… es parte de la Constitución los derechos que tiene todo hombre libre.

Se señala en nuestra carta Pastoral (p29) de 1919: “The end for which the State exists, and for which authority is given it, determines the limit of its powers. It must respect and protect the divinely established rights of the individual and the family. It must safeguard he liberty of all, so that none shall encroach upon the rights of others. But it may not rightfully hinder the citizen in the discharge of his conscientious obligations, and much less in the performance of duties he owes to God.”

Y no sólo el cuidado de la libertad y del santuario del alma, sino también el reconocimiento que da la ley a  que los ciudadanos tengan  derecho a formar  sociedades religiosas legalmente y tener el poder de poseer las  propiedades  que necesiten para llevar a cabo su misión. Pero además se les reconoce, más allá de su ámbito religioso, por realizar tareas que de raíz colaboren dando frutos en el ámbito de la educación y la beneficencia social.

Por lo que las sociedades religiosas, por ley, pueden poseer propiedades y construir lo que necesiten para llevar a cabo sus objetivos. De tal manera que pueden establecer, poseer y dirigir escuelas, colegios, universidades, asilos, hospitales y cualquier otra institución de educación y de beneficencia pública. También seminarios para la formación y educación  de sus sacerdotes. Incluso, además, las propiedades  utilizadas para los propósitos de la caridad, la educación y el servicio social están exentos de impuestos.

Todo lo anterior basado en: “La Religión, la moralidad y el conocimiento, siendo necesarios para el buen gobierno y la felicidad del género humano, las escuelas y los medios para la educación serán  siempre alentados”, palabras que se encuentran claramente en conexión  con lo recientemente dicho por el Presidente: “And then let us with caution indulge the supposition that morality can be maintained without religion” (La razón y la experiencia nos prohíben esperar que la moralidad nacional pueda prevalecer excluyendo los principios religiosos).

 (ASV arch, delg, Messico B 48 f249, p29-31)

De esta forma el Episcopado Norteamericano busca apoyar, respaldar e influir en la situación que padecen los católicos mexicanos.

Esta presencia será muy importante para comprender los sucesos posteriores.

Ya veremos cómo el alto clero y el mismo Gobierno de los Estados Unidos intervinieron en ésta lucha.

Acerca de Rebeca Ortega Camacho

Revisa También

Preocupa al Nuncio baja de católicos en México

El descenso en el número de bautizados, así como de las vocaciones religiosas y sacerdotales …