Home / Iglesia en México / No pierdas de vista las buenas calificaciones

No pierdas de vista las buenas calificaciones

Gloria Aguilar

Los estudiantes que cursan la educación básica (preescolar, primaria y secundaria) en cuya familia existan antecedentes de astigmatismo, hipermetropía o miopía, deben acudir a consulta oftalmológica cada seis meses, o al menos una vez al año, para saber si necesitan utilizar lentes o cambiar la graduación y así lograr un mejor desempeño académico.

“Síntomas de una mala visión son ojos rojos, sensación de traer ‘basuritas’, dolores frecuentes de cabeza, caídas u otro tipo de accidentes. Un estudiante con problemas de este tipo no puede escribir y se afecta su percepción del espacio. Muchas veces, los padres de familia les compran lentes pero la graduación no se renueva y los problemas persisten, incluso evolucionan, crecen”, indicó  la oftalmóloga Luz María Arce Romero.

Los padres de familia y los maestros pueden darse cuenta si el menor no ve  el pizarrón o su libreta de apuntes  a cierta distancia, recalcó la especialista adscrita al Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, al subrayar que una mala visión repercute en distracciones en el aula y en baja de rendimiento académico.

“Lo mejor es que el examen que hace el oftalmólogo se realice por la tarde, debido a que se coloca en el ojo una sustancia que dilata las pupilas y el efecto dura varias horas. No sacrifiquemos calidad de vida y cuidemos nuestra salud visual”, puntualizó la doctora Arce Romero.

Al aula sin malgastar

El regreso a clases puede poner en apuros los bolsillos de las familias mexicanas.

Datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), indican que  las familias mexicanas gastarán, en promedio, entre mil 800 y dos mil 700 pesos por cada niño que inicie el ciclo escolar y, en algunos casos, puede ser superior.

7 consejos económicos

Organízate. Planea con tiempo cómo destinarás tu presupuesto tomando en cuenta los gastos que tienes y analizando posibilidades de ahorros.

Compara precios. Antes de comprar, visita varios establecimientos en diferentes cadenas comerciales o ferias de útiles escolares para asegurarte de que estás obteniendo más por tu dinero.

Considera la opción de comprar por paquete. A veces resulta más conveniente adquirir productos al mayoreo que por pieza. Esto te permitirá tener una reserva en caso de que tus hijos necesiten algún útil escolar a mitad del ciclo. También puedes organizarte con otros padres de familia para hacer compras en conjunto.

Recicla útiles escolares. Es común que algunas libretas que se utilizaron en el ciclo escolar anterior tengan muchas hojas limpias y en buen estado. Revisa también sacapuntas, lápices, colores, el diccionario -incluso la mochila- que usaron el ciclo pasado, pueden servir; no es indispensable comprar todo nuevo. Inculca a tus hijos el hábito de reciclar.

Cuidado con las marcas o diseños muy atractivos; a fin de cuentas sólo agregan costo.

Compras en línea.  Hazte amigo de la tecnología y utilízala a tu favor para consultar precios desde la comodidad de tu hogar. Muchas cadenas comerciales permiten hacer las compras en línea o a través de algún dispositivo móvil, con descuentos especiales.

Pide ayuda a los expertos. Obtener un préstamo puede convertirse en un aliado para cubrir los gastos del regreso a clases, siempre y cuando recurras a una institución establecida que te informe claramente las condiciones de contratación y el monto que tendrás que pagar por el préstamo. No olvides leer el contrato completo para que tengas claros los costos y asegurarte de que sí podrás pagarlo.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Preocupa al Nuncio baja de católicos en México

El descenso en el número de bautizados, así como de las vocaciones religiosas y sacerdotales …