Home / Iglesia Universal / Administrar en favor de nuestros hermanos los bienes recibidos
Título: Parábola del rico insensato. Autor: Rembrandt. Año: 1627

Administrar en favor de nuestros hermanos los bienes recibidos

Juan López Vergara

Nuestra madre Iglesia nos participa hoy en la Eucaristía un pasaje del santo Evangelio con un mensaje siempre actual. Jesús, rumbo a Jerusalén, mientras iba enseñando a los suyos caminos de vida, los previno frente a la engañosa seducción de la riqueza, con una aleccionadora parábola (Lc 12, 13-21).

Eviten toda clase de avaricia

Al Nazareno que ni siquiera tenía donde reclinar su cabeza (véase Lc 9, 58), de repente, un hombre le pidió que exigiera a su hermano compartir la herencia (véase v. 13). Todos los Evangelios coinciden en presentar a Jesús durante su ministerio siempre de camino: ¿se deberá, como aseguran los clásicos, a que el viaje es el peor enemigo de las posesiones? Jesús se negó rotundamente a ejercer de juez y dirigiéndose a la multitud advirtió: “Eviten toda clase de avaricia, porque la vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posea” (vv. 14-15).

La solidaridad nos enriquece a los ojos de Dios

Jesús los exhortó a reflexionar mediante una alusiva imagen: Un hombre rico después de obtener una abundante cosecha se cuestionó a sí mismo sobre lo que debía hacer y decidió acumular sus posesiones en bodegas más grandes (véanse vv. 16-18). Aquel rico estaba preocupado solamente por su bienestar: “Ya tienes bienes acumulados para muchos años; descansa, come, bebe y date a la buena vida” (v. 19). El desenlace de la parábola es contundente, “Pero Dios le dijo: ‘¡Insensato! Esta misma noche vas a morir. ¿Para quién serán todos tus bienes?’ Lo mismo pasa al que amontona riquezas para sí mismo y no se hace rico en lo que vale ante Dios” (vv. 20-21).

El sentido de solidaridad es el que nos enriquece a los ojos de Dios.

Mejor regálame aquello que te permite desprender de él

El siguiente relato puede ayudarnos a profundizar en el mensaje del Evangelio:

“Eran dos hermanos, cuyo padre poseía un diamante de gran valor. El menor, buen seguidor del Señor Jesús, siempre se había preocupado por honrar a su padre, teniendo cuidado de que no le faltase nada, en especial, su afecto y su respeto. El otro, por el contrario, estaba tan centrado en sí mismo, que nunca se daba tiempo para atender a su progenitor. Al morir el padre legó su tesoro al menor de sus hijos, quien muy triste, después de sepultarlo se dirigió al desierto a llorar su pérdida. Cuando se enteró el mayor fue en su busca y al encontrar a su hermano lo amenazó para que le diera la piedra. El menor con la mejor disposición, sin ningún reparo se la entregó. El hijo mayor de inmediato partió, pero al poco tiempo arrepentido regresó y le dijo al menor: “‘Hermano mío, te devuelvo tu diamante, mejor regálame ‘aquello’ que te permite desprenderte de él’”.

Nuestra tarea como buenos cristianos, radica en administrar responsable y generosamente en favor de nuestros hermanos, los bienes espirituales y materiales, que hemos recibido de Él (compárese I Pe 4, 10).

Acerca de Rebeca Ortega Camacho

Revisa También

San José, el influencer silencioso

Conocer a San José no solo es conocer un eslabón importante para la historia de …