Home / Iglesia Universal / Brujería es condenada por el Papa Francisco

Brujería es condenada por el Papa Francisco

Redacción ArquiMedios

La persona que afirma creer en Dios pero que practica la brujería; ya sea el tarot, los horóscopos, lectura de cartas y manos, o hacerse una limpia, vive en una total incongruencia, así lo afirmó el Papa Francisco durante su Audiencia General este miércoles.

El Santo Padre fue contundente al afirmar que el cristianismo y la magia (entendida como hechicería o brujería) no van de la mano, ya que muchas personas procuran estas prácticas bajo el argumento de “tener buena suerte”.

“Si eliges a Cristo -dijo- no puedes recurrir al mago: la fe es abandono confiando en las manos de un Dios fiable que se da a conocer no mediante prácticas ocultas, sino por revelación y con amor gratuito. Quizás algunos de vosotros me dirá: ‘Ah, sí, esto de la magia es algo antiguo: hoy en día, con la civilización cristiana ya no sucede’. Pero ¡tened cuidado! Yo os pregunto: ¿Cuántos de vosotros van a que les lean el tarot?, ¿Cuántos de vosotros van a que les lean las manos las adivinas o a que les echen las cartas? Incluso hoy en día, en las grandes ciudades, los cristianos practicantes hacen estas cosas. Y a la pregunta: Pero, ¿por qué, si crees en Jesucristo, vas al mago, al adivino, a toda esta gente? Responden. ‘Yo creo en Jesucristo pero para tener buena suerte voy también allí’. Por favor, ¡la magia no es cristiana! Estas cosas que se hacen para adivinar el futuro o adivinar muchas cosas o cambiar situaciones de la vida, no son cristianas. La gracia de Cristo te trae todo: reza y confíate al Señor”.

Adivinación

El Catecismo de la Iglesia Católica dedica tres párrafos al tema de la adivinación (2115 – 2117), donde señala que aunque en diferentes ocasiones de la historia Dios ha revelado el porvenir a algunos profetas y santos, la adivinación va íntimamente relacionada con curiosidades mal sanas y el contacto con Satán o los demonios.

” Todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo —aunque sea para procurar la salud—, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible. El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legítima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo” (Número 2117).

Acerca de Hugo Rodríguez

Reportero y Community Manager en Arquimedios Guadalajara. | Ciencias de la Comunicación y Administración de la Mercadotecnia. | Periodismo Deportivo. | Locutor en Valora Radio y Radio María. | Reportero y Columnista en TR Fútbol.

Revisa También

¿Sinodalidad como democratización?

Gustavo Alexis Márquez, Corresponsal, Roma, Italia Eran tiempos de terribles divisiones sociales. El 7 de …