Home / Iglesia Universal / Ecumenismo, medio para unidad entre cristianos

Ecumenismo, medio para unidad entre cristianos

David Hernández

Del 18 al 25 de enero celebramos la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, ocho días al principio del año donde enfatizamos el ecumenismo como medio para superar las divisiones que se realizaron en las Iglesias cristianos a lo largo de la historia por la falta de una vida evangélica auténtica.

En esta semana hacemos conciencia en el don de la unidad entre las distintas denominaciones y no en la uniformidad, pues son tantos los dones que el Espíritu Santo suscita en su Iglesia que pretender limitarlo a una sola acción significaría no reconocer su gracia.

En entrevista, la Doctora Franca Peraro, integrante de la Comisión de Ecumenismo de la Arquidiócesis de Guadalajara, nos explica el significa del ecumenismo y el trabajo que se realiza en México referente a esta área.

¿Qué es el ecumenismo?

Hace algunas décadas el termino ecumenismo no se conocía. Hay una simpática anécdota que cuenta que, en los primeros años del 1900, el arzobispo luterano de Upsala (Suecia), uno de los iniciadores del ecumenismo, escribió un artículo donde proponía la formación de un Consejo Ecuménico de Iglesias. La palabra era tan desconocida que el tipógrafo de la imprenta, creyendo que fuese un error, la corrigió y escribió ‘Consejo Económico de Iglesias’.

Hoy se utiliza el término ecumenismo para designar los esfuerzos que se realizan para crecer en la unidad entre los cristianos de las distintas Iglesias y con las cuales tenemos  en común los elementos fundamentales de nuestra fe: la Sagrada Escritura -Antiguo y Nuevo Testamento-, la  profesión de fe del Credo, la Santísima Trinidad, el Bautismo que nos injerta en el único Cuerpo Místico de Cristo, los primeros Concilios de la Iglesia, la vida de los Mártires, la vida de la gracia, y muchas cosas más.

La palabra ecuménico viene del griego oikumene que significa “casa común”, “toda la tierra habitada” y hoy se ha vuelto un término técnico para describir cuanto se hace para progresar en el camino hacia el restablecimiento de la plena unidad. Su uso, en el sentido que le damos hoy, empieza en el siglo diecinueve. Los expertos en este campo dicen que la palabra “ecumenismo” fue utilizada por primera vez por el francés Adolphe Monod en el 1846.

Diferencias entre ecumenismo y diálogo interreligioso.

El diálogo ecuménico es el que se realiza entre personas de  Iglesias cristianas de las varias denominaciones, por lo tanto es un diálogo entre cristianos de diferentes confesiones como pueden ser la católica, la ortodoxa, la luterana, la anglicana, la metodista, la bautista, etc. En el Consejo Mundial de las Iglesias que tiene su sede en Ginebra y al cual la Iglesia Católica participa como observadora, hay 350 Iglesias cristianas de diferentes denominaciones.

El diálogo interreligioso se lleva a cabo con las personas que pertenecen a otras religiones como puede ser el judaísmo, el islamismo, el hinduismo y otras en las que podemos descubrir “las semillas del Verbo” como nos dicen los Documentos de la Iglesia Católica, es decir, esas verdades que Dios ha depositado en cada tradición. Por ejemplo, en todas las grandes religiones está presente la llamada “Regla de Oro”, ya sea en su formulación afirmativa o negativa (en el Islam: “Ninguno de ustedes es [verdaderamente] un creyente si no quiere para su hermano lo que quiere para sí mismo” (Número 13 de Imam, Quaranta Hadith Al-Nawawi ha. 6 – VII siglo), en el Hebraísmo: “Lo que es odioso para ti, no le hagas a tu prójimo”. “Esta es toda la ley, todo lo demás es comentario” (Talmud, Shabbat 3id – XVI siglo a.C.)

¿Qué se entiende por unidad de los cristianos?

Invito a todos los lectores de este artículo a leer el último Documento del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los cristianos: El Obispo y la unidad de los cristianos: Vademécum ecuménico. Es un documento completo, clarificador.

La unidad es un don de Dios, Jesús en su oración sacerdotal la pide al Padre “Que sean uno como Tú y yo somos uno” (Jn 17, 20). Vale la pena recordar que en la vigilia de su Pasión, Jesús no expresó   su deseo de unidad en una enseñanza ni en una orden dirigida a los discípulos, sino que pidió al Padre “Como tú, Padre, estas en mí y yo en ti, también ellos sean una sola cosa, para que el mundo crea que tú me has enviado”. La unidad por lo tanto es un don de lo Alto.

El ecumenismo es una corriente suscitada por el Espíritu Santo, para superar las divisiones que se realizaron a lo largo de la historia por la falta de amor, de caridad, de comprensión, de testimonio de una vida evangélica auténtica.

Por lo tanto, para todos los cristianos el ecumenismo es un camino, es un llamado a ponernos en movimiento, a salir de nuestros espacios confesionales para permitir la acción de Jesús Cristo entre nosotros.

Como decía el teólogo protestante W. Pannemberg: “Ya no podemos nacer y vivir tranquilamente en Iglesias separadas, sin reconocer con el apóstol Pablo cuán grave es el escándalo de la separación, porque divide lo que es indivisible: el Cuerpo de Cristo”.

La oración, la vida, el trabajo y todos los esfuerzos que los cristianos hacen para hacer visible la unidad, es por lo tanto una participación humilde, pero llena de confianza en la oración de Jesús el cual prometió: “Donde dos o más están unidos en mi nombre ahí estoy Yo”. (MT 18,20)

¿Buscamos unidad entre cristianos y uniformidad?

El Papa Francisco es un gran maestro del dialogo, él en muchas ocasiones nos ha explicado que unidad no significa uniformidad.

El Papa Francisco, en la ciudad de Caserta en el sur de Italia, visitando a su amigo Giovanni Traettino, pastor de la Iglesia Evangélica de la Reconciliación, invitó a los presentes en esa celebración, a pensar como sería la unidad en la Iglesia en esta época de la globalización y preguntó si sería una esfera, donde todos los puntos están igualmente equidistantes del centro. Él mismo, enseguida respondió que no, no sería así porque esta sería uniformidad y el Espíritu Santo no hace uniformidad. Para explicar mejor la unidad, el Papa propuso entonces el poliedro que es una figura geométrica con muchas caras distintas, cada una de las cuales tiene y conserva su peculiaridad, su carisma. Ésta es la unidad en la diversidad. En esta visita el Papa explicó aún más este concepto. “El poliedro-dijo- refleja el confluir de todas las parcialidades y en ello conserva su originalidad”, y continuó diciendo que “la verdad es un encuentro, un encuentro entre personas. La verdad no se hace en laboratorio, se hace en la vida, buscando a Jesús para encontrarlo” (1).

En otra ocasión aclaró que: “… el restablecimiento de la plena comunión no significa sumisión el uno al otro, ni absorbimiento, sino más bien acogida de todos los dones que Dios ha dado a cada uno para manifestar al mundo entero el gran Misterio de la Salvación realizado por Cristo Señor por medio del Espíritu Santo”. (2)

¿Existe el ecumenismo en México?

El Concilio Vaticano II confió especialmente el quehacer ecuménico “a los Obispos de toda la tierra para que traten de promoverlo y lo orienten con discernimiento. En la Conferencia del Episcopado Mexicano, existe una Comisión de Dialogo Interreligioso y Comunión (CEDIC), al servicio de la “colegialidad episcopal, para facilitar ésta, que es una de las dimensiones que el Concilio Vaticano II impulsó para trabajar por la anhelada unidad de todos los cristianos” y fomentar un diálogo respetuoso con todas las demás religiones.

El Movimiento ecuménico en las distintas Diócesis de México tiene características y ritmos propios. En la Diócesis de Guadalajara colaboro con la Comisión para el Ecumenismo encabezada actualmente por el padre Gerardo Jiménez. En estos últimos dos años hemos tratado de tomar contactos y fomentar la amistad con los responsables de algunas Iglesias Cristianas (la Iglesia anglicana, la metodista, la bautista, y algunas evangélicas).

Antes que nada, hemos tratado de vivir el ecumenismo espiritual, un ecumenismo de la vida, de la caridad. Hemos tratado de acercarnos con apertura sincera del corazón, dejando de lado los prejuicios, las ideas previas. Aceptar al otro como es y cómo puede llegar a ser, no significa estar de acuerdo con todo lo que piensa, dice o hace, significa recibirlo en su humanidad. Tener una actitud del diálogo significa tener una actitud de asombro frente al misterio que es el otro. Misterio, como dice el teólogo Ermes Ronchi, no es un enigma que no entendemos. Misterio es lo que desafía continuamente nuestra lógica y la abre. Y hemos encontrado personas deseosas de colaborar y de dar testimonio ante el mundo de la unidad entre los cristianos.

Desde hace dos años preparamos la Semana de Oración en conjunto, en una comisión mixta. Esto ha conllevado a la realización de varios encuentros interconfesionales muy enriquecedores.

En varias ocasiones nos hemos sentado a la misma mesa, hemos compartido un rico desayuno, una vez ofrecido por nosotros católicos, otra vez por los hermanos de las otras Iglesias. Hemos rezado juntos, hemos compartido nuestros logros y dificultades, proyectos, sueños. Nos hemos conocidos más y ahora nos respetamos y nos queremos más.

Algunos responsables de estas Iglesias han ofrecido su testimonio de fe en el curso de Ecumenismo espiritual que se realiza en el Seminario Mayor de Guadalajara, y esto ha acrecentado aún más el conocimiento, la estima y el amor reciproco.

Para la próxima Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que se realiza en el hemisferio norte del mundo del 18 al 25 de enero, estamos preparando en conjunto, de manera virtual dada la pandemia, tres eventos. Habrá un panel sobre la Carta encíclica “Fratelli tutti” de Papa Francisco, donde participaran varios panelistas: de la Iglesia metodista, anglicana, evangélica  El Camino, una religiosa carmelita, el padre Gerardo Jiménez de la Iglesia Católica y una laica consagrada del Movimiento de los Focolares de la Iglesia Reformada de Suiza.

Otro evento ha sido organizado por los jóvenes, pero abierto a todos.  Habrá oraciones, testimonios, reflexiones, música. Será una experiencia nueva, que entusiasma mucho a los jóvenes promotores, pues ellos más que otros sueñan con construir un mundo de paz y de unidad.

Se realizará también un concierto con la colaboración de varios conjuntos musicales interconfesionales. Los invitamos a participar.

  • Discurso en ocasión de la visita a Caserta para el encuentro con el pastor evangélico Giovanni Traettino (28.7.2014)
  • Discurso en ocasión de la participación a la divina Liturgia, Estambul, Iglesia patriarcal de San Jorge, 30.11.2014

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

Un nuevo Obispo Auxiliar en el Año de San José

Sonia Gabriela Ceja Ramírez Este sábado 18 de septiembre la Iglesia de Guadalajara despertó con …

Un comentario

  1. Podría decir que ecumenismo es un diálogo de evangelización de la doctrina divina de Jesucristo,de la cual el nos pide fidelidad. Amen
    Y hoy muchos lo confunden con humanismo, solidaridad, amor universal, etc.cuando Jesús claramente dice: mis hermanos son los que hacen la voluntad de mi padre,.
    Todos los cristianos católicos, los protestantes creyentes, los judíos, el Islam deben someterte no a doctrina de hombres sino a la única doctrina que salva: Jesucristo. Amen