Home / Iglesia Universal / Esto enseña la Iglesia sobre la muerte

Esto enseña la Iglesia sobre la muerte

David Hernández

Luego de celebrar el Día de los Muertos en nuestra patria, salta a la mente de muchos mexicanos la duda existencial sobre el problema de la muerte: ¿realmente hay vida después de este mundo?

Esta incógnita ha sido abordada desde múltiples puntos de vista a lo largo de la historia, dando respuestas filosóficas, médicas y teológicas a un misterio del cual se tienen más dudas que certezas.

Desde el aspecto teológico, la Iglesia Católica también se ha cuestionado sobre el tema y da respuesta en base a la Revelación que hizo Cristo, quien murió y resucitó de entre los muertos.

Por ello te presentamos la doctrina que enseña la Iglesia entorno al misterio de la muerte.

  • ¿Existe vida después de la muerte?

La Iglesia profesa firmemente, y así lo espera, que del mismo modo que Cristo ha resucitado verdaderamente de entre los muertos, y que vive para siempre, igualmente los justos después de su muerte vivirán para siempre con Cristo resucitado y que Él los resucitará en el último día (CEC 989).

  • ¿Qué es resucitar?

En la muerte (que es la separación del cuerpo y el alma) nuestro cuerpo cae en la corrupción, mientras que nuestra alma va al encuentro con Dios, en espera de reunirse con su cuerpo glorificado. Dios en su omnipotencia dará definitivamente a nuestros cuerpos la vida incorruptible uniéndolos a nuestras almas, por la virtud de la Resurrección de Jesús (CEC 997).

  • ¿Qué sentido tiene la muerte para los católicos?

Aunque la muerte corporal es natural, por la fe sabemos que realmente es consecuencia del pecado. Sin embargo, la muerte cristiana tiene un sentido positivo para los que mueren en la gracia de Cristo, es una participación en la muerte del Señor para poder participar también en su Resurrección (Cfr. CEC 1006 – 1010).

Sobre los fieles difuntos

  • ¿Cómo deben ser tratados los cuerpos difuntos?

Los cuerpos de los difuntos deben ser tratados con respeto y caridad en la fe y la esperanza de la resurrección. Enterrar a los muertos es una obra de misericordia corporal, que honra a los hijos de Dios, templos del Espíritu Santo (CEC 2300).

  • ¿La Iglesia permite la autopsia?

La autopsia de los cadáveres es moralmente admisible cuando hay razones de orden legal o de investigación científica (CEC 2299)

  • ¿Es permitida la donación de órganos?

Totalmente, el don gratuito de órganos después de la muerte es legítimo y puede ser meritorio (CEC 2300)

  • ¿Es válida la cremación?

Aunque la Iglesia recomienda la sepultura de los cuerpos, no ve razones doctrinales para evitar esta práctica, ya que la cremación del cadáver no toca el alma y no impide a la omnipotencia divina resucitar el cuerpo y por lo tanto no contiene la negación objetiva de la doctrina cristiana sobre la inmortalidad del alma y la resurrección del cuerpo (Cfr. Ad resurgendum cum Christo, 4).

La vida eterna

  • ¿Qué es la vida eterna?

El cristiano que une su propia muerte a la de Jesús ve la muerte como una ida hacia Él y la entrada en la vida eterna. Cuando la Iglesia dice por última vez las palabras de perdón de la absolución de Cristo sobre el cristiano moribundo, lo sella por última vez con una unción fortificante y le da a Cristo en el viático como alimento para el viaje (CEC 1020).

  • ¿Realmente todos tendremos un juicio?

Cada persona, después de morir, recibe en su alma inmortal su retribución eterna en un juicio particular que refiere su vida a Cristo, bien a través de una purificación, bien para entrar inmediatamente en la bienaventuranza del cielo o bien para condenarse inmediatamente para siempre (CEC 1022).

Acerca de Hugo Rodríguez

Reportero y Community Manager en Arquimedios Guadalajara. | Ciencias de la Comunicación y Administración de la Mercadotecnia. | Periodismo Deportivo. | Locutor en Valora Radio y Radio María. | Reportero y Columnista en TR Fútbol.

Revisa También

Una sola iglesia expresada en múltiples ritos

Aunque en toda la Iglesia Católica celebramos un único Misterio pascual, que es la Resurrección …