Home / Iglesia Universal / Miércoles de ceniza

Miércoles de ceniza

El tiempo litúrgico de la cuaresma es un momento de penitencia, de reflexión sobre la muerte de Cristo, pero también de alegría porque gracias a su muerte nos da la vida eterna. Inicia con el “miércoles de ceniza”, pero en sí, qué representa la ceniza en este día para el cristiano.

La palabra ceniza viene del latín, “cinis” y representa algo que ya fue consumido por el fuego, sin embargo, en el ámbito religioso adquirió un significado distinto, por ejemplo, la humildad, ya que para el cristiano es muestra que no somos nada y al polvo volveremos. También de penitencia, ya que somos como el polvo al ver nuestro pecado.

La ceniza se obtiene de las palmas que se utilizaron el domingo de ramos del año pasado, las cuales se queman y se utiliza para ser el sacramental de la ceniza. La ceniza por ser un sacramental no confiere la gracia del Espíritu Santo, en cambio, un sacramento si, sin embargo, nos ayuda para acercarnos a los sacramentos.

Un sacramento si confiere la gracia del Espíritu Santo ya que el sacramento es un Signo sensible y eficaz de la gracia, un sacramental como lo es el agua bendita o en este caso la ceniza, solo es un Signo sensible. Por ende, se puede recibir por no creyentes inclusive. No es obligatorio recibir la ceniza ese día y tampoco se necesita estar en gracia para recibirlo puesto que no es un sacramento, pero si debe fomentar a recibir el sacramento de la reconciliación por el sentido de penitencia y reflexión que nos invita.

La ceniza en el rito romano caracteriza el espíritu de austeridad. Es un signo antiguo que los penitentes usaban como mortificación de sus pecados. Recibirla es signo también de reconocer que somos pecadores y que somos frágiles, que necesitamos la ayuda de Dios, sobre todo de su misericordia.

La Iglesia conserva este rito como gesto de conversión interior para abrazar su misericordia, abrazar el amor del Padre que nos ama sin condición alguna. La ceniza nos debe de ayudar a entender ese gesto de amor que hizo Cristo por amor a nosotros, darnos su amor al darnos la vida eterna.

En la liturgia, el miércoles de ceniza no está permitido hacer ninguna memoria ni conmemoración de algún santo. Desde el miércoles de ceniza, se omite el Aleluya para proclamarse El honor y gloria a ti Señor.

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

El Papa inaugura los trabajos del Sínodo del 2021- 2023

Pbro. Gustavo Alexis MárquezRoma, Italia. “Estoy seguro de que el Espíritu nos guiará y nos …