Home / Iglesia en Guadalajara / Al final entregarás a Dios, lo que hiciste con amor

Al final entregarás a Dios, lo que hiciste con amor

El voluntariado es una invitación a la misericordia, es una manera de retribuir pero también de recibir grandes gracias, qué mejor que hacerlo ayudando a las personas que son invitadas a volver a la casa del Padre.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez

Laura Arce Valenzuela es voluntaria en Juntos Contra el Dolor, su labor está enfocada a la comunicación, pues apoya a la directora, madre Susana Lúa Nava, médico paliativista, en las tareas que la asociación realiza en medios de comunicación para difundir su labor.

Apoya además, en la oración de cierre que ordinariamente se realiza a los pacientes que están en la recta final, junto con su familia, y además, junto con la madre Susana, da pláticas sobre cuidados paliativos e identidad de la institución.

Regresar lo que se ha recibido

Laura conoció a la madre Susana desde hace aproximadamente 6 años y desde hace casi 4 asumió este apostolado.

En un momento difícil de su vida Laura recibió el apoyo de Juntos Contra el Dolor, pues el momento indeseable de la enfermedad de un ser querido se presentó y recordó que la madre Susana, a quien había entrevistado tiempo atrás, se dedicaba a ofrecer cuidados paliativos. Su papá estaba desahuciado, los médicos dijeron que no había más qué hacer y así quedó bajo el cuidado y acompañamiento de la médico y religiosa.

“Ella nos brindó el apoyo y a la vez fue naciendo una amistad. Yo sentía la necesidad de también colaborar con ella, por una parte como agradecimiento, pero por otra, por crear la conciencia de la importancia de los cuidados paliativos: el trato digno al enfermo, el acompañamiento a la familia, la dimensión espiritual tan importante para el enfermo; entonces, todo eso, me fue llevando a apoyar a Juntos Contra el Dolor”.

Y es que refiere que asumir este apostolado también fue una cuestión de discernimiento en la oración pues “a veces nada más nos dedicamos a pedirle, pero pocas veces le decimos: qué es lo que tú quieres de mí, hacia dónde tengo que ir, cómo te puedo ayudar”…

Entre la familia y el apostolado

Laura junto con su familia se dedica a la producción de pollo. Está casada, tiene tres hijos y un hermoso nieto. “Trabajo de tiempo completo y hago apostolado en los medios católicos de comunicación: en El Sembrador, en Radio María con la madre Susana, en María Visión y en Valora Radio. Tengo ya 9 años participando en los medios católicos. Me encantan los medios de comunicación; era un sueño para mí de niña trabajar en los medios de comunicación. Dios me ha regalado la oportunidad de llevar a través de los medios de comunicación la Palabra y el amor de Dios”.

La entrevistada refiere que siempre ha disfrutado realizar diversos apostolados y ejercer el voluntariado: “el voluntariado es dar de corazón sin esperar recibir nada a cambio, aunque recibimos todo, porque Dios no se queda con nada. A veces siento que yo le doy tan poquito y Él me da tanto… Debemos pensar que cuando lleguemos al final, qué le vamos a entregar a Dios, le vamos a entregar nuestro trabajo que dimos con amor. Ese es el trabajo del voluntariado y no necesariamente se hace fuera de casa”.

El momento de perdonar y agradecer

Laura Arce y la madre Susana Lua

Uno de los aspectos en los que Laura se ha enfocado en Juntos Contra el Dolor es la oración de cierre, un momento final que se da pocas horas antes de que el enfermo para al encuentro definitivo con el Padre y en el que participa el personal y voluntarios de la Asociación Civil, pero también los seres queridos del paciente.

“Siempre he sabido que una de las batallas más difíciles que enfrenta el ser humano es ganarse o perder la vida eterna, y uno de los momentos más difíciles de la existencia es la muerte. La oración de cierre ayuda al enfermo durante esa batalla, en su espiritualidad, y ayuda también a la familia a sentirse liberados, a despedirse, a saber soltar; saber desprenderte de tu ser querido y tener la fe de que va a un lugar mejor y que tú de alguna manera estás contribuyendo a que pueda estar ahí.

“Estás ayudando a sanar cuestiones terrenales, cuestiones emocionales, ataduras que puede tener el enfermo, ataduras que puede tener la familia y que al momento de ese perdón o de ese agradecimiento, liberas a la persona y la ayudas a encontrarse realmente con Dios.

“Me ha tocado ver en varias ocasiones cómo personas después de una oración de cierre respiran profundamente y dicen lo entrego. Muchas veces los pacientes y familiares cargan con situaciones complicadas y a través de la oración de cierre logran expresarse el perdón, el agradecimiento, despedirse de sus seres queridos y liberarse mutuamente”.

Optimizar los recursos con los que contamos

Atender a un enfermo se vuelve una situación difícil en muchos aspectos, pues por más disposición que se tenga, con el correr de los días, semanas o meses el cansancio físico agota, además de la confrontación emocional que se vive y también el proceso espiritual tan fuerte que se experimenta. “Claro que humanamente te cansas y puedes renegar y puedes cometer errores, pero entonces, los cuidados paliativos lo que buscan es que la familia se integre, se apoye y logren acompañarse de manera adecuada”.

Después de experimentarlo tan de cerca, Laura asegura que los cuidados paliativos ayudan a que el enfermo pueda llegar al final “sin padecer dolor, sin tener angustia, sin sufrir ansiedad, que yo creo que todos queremos vivir eso y queremos ver que nuestro ser querido no esté muriendo asfixiándose o con un dolor insoportable o pidiéndote ayuda y no poder hacer nada por él.

“Los cuidados paliativos son un acompañamiento muy importante no nada más al paciente sino también a la familia”.

Y es que cuando uno nunca ha tenido un enfermo en casa es muy difícil saber qué hacer ante los síntomas de una enfermedad terminal, pero también ante las enfermedades colaterales que pueden presentarse durante el proceso, y ahí el acompañamiento de los cuidados paliativos, es una seguridad y hasta un descanso para quienes cuidan a un enfermo.

“Qué hacer, cómo tratarlo, cómo moverlo, la importancia de la alimentación. Hay muchísimo trabajo que hacer después de que a una persona le diagnostican una enfermedad terminal”, asegura Laura.

4to. Congreso Internacional de Cuidados Paliativos

Este Congreso que lleva como lema “Vivir sin dolor es posible” se realizará los días 24, 25 y 26 de octubre en la UTEG ubicada sobre Av. Américas #425.

“Viene una doctora argentina que hablará sobre musicoterapia, ya que por medio de la música, podemos bajar los niveles de dolor, de estés y de ansiedad. La música incluso puede ayudarnos a aliviar muchas partes espirituales.

“De Cuba viene el doctor Jorge Grau, quien es especialista en duelo y ayudará a vivir el duelo y superarlo, sin caer en un duelo patológico.

“Viene también el Dr. Marco Gómez Sancho, pionero de los cuidados paliativos en España. Es una eminencia. Ha sido galardonado con premio Príncipe de Asturias que es el máximo galardón al que puede aspirar un español, y es muy reconocido a nivel mundial.

“Estará también un pediatra especialista en cuidados paliativos, pues los niños también enferman y mueren de padecimientos como el cáncer”.

Unirse como voluntario

Comunicarse al Tel. 33-36-17-24-17.

Habrá que recibir capacitación. “Hay cursos de cuidados paliativos, diplomados de oración de cierre, que es precioso, porque te das cuenta de que Jesús siempre viene por los enfermos. También hay trabajo en misiones. Siempre hay algo para cada persona.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Inician las visitas de la Virgen de Zapopan a parroquias

David Hernández La Arquidiócesis de Guadalajara informó que el próximo 20 de mayo iniciarán los …