Home / Cultura y Formación / Dios nos quiere sagaces para administrar sus bienes

Dios nos quiere sagaces para administrar sus bienes

Desarrollo Espiritual,

XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C, 22 de Septiembre de 2019.

¿Qué relación encuentro entre las palabras: “dinero” y “prójimo”?

Pbro. J. Jesús Suárez Arellano / Pbro. Sergio Arturo Gómez M.

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DOMINGO?

Am 8, 4-7: En el nombre de la verdadera religión y de la Alianza, el profeta Amós advierte a los negociantes usureros y tramposos que Dios les va a rechazar si se enriquecen a expensas de los pobres…

Salmo 112: El Señor es muy poderoso, pero se inclina para contemplar la tierra, y  para levantar al pobre y desvalido a la altura de los príncipes…

1 Timoteo 2, 1-8: San Pablo nos recomienda que nuestra oración sea pura y libre de odio y que pidamos por todos: por los gobernantes para que nos garanticen una vida sosegada y en paz, y por los que todavía no conocen a Cristo…

Lucas 16, 1-13: Jesús nos invita a ser astutos para hacer el bien y a administrar los verdaderos tesoros que Él nos ha dado para ganarnos el Cielo…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

En el Evangelio de hoy Jesús nos da un ejemplo que nos puede parecer extraño: alaba la sagacidad de un administrador tramposo…  Este administrador abusó de la confianza de su patrón elevando los intereses de los préstamos concedidos a los clientes para su propio beneficio… Cuando el amo se entera, le pide cuentas y lo amenaza con despedirlo, el mal administrador hace un rápido discernimiento y decide renunciar a su ganancia económica para ganar amigos… Jesús elogia su sagacidad y, por eso mismo, nos lo propone como modelo para que aprendamos a administrar las verdaderas riquezas cambiando nuestras actitudes y comportamientos…

Es un hecho que todos necesitamos dinero para vivir y movernos en este mundo… Por eso, a la luz de la Palabra de Dios que nos ha propuesto hoy, nos planteamos una difícil cuestión: ¿Cómo educarnos para el uso del dinero desde el punto de vista bíblico y, más concretamente, evangélico?

A muchas personas el dinero nos da miedo, no sabemos qué pensar de él, no sabemos cuál es la forma adecuada de manejarlo, nos sentimos mal si nos falta y si lo tenemos no nos sentimos seguros con él en las manos ni sabemos en qué debemos gastarlo o si debemos guardarlo… Unos lo ganan fácil y otros lo consiguen con mucha dificultad… Otros lo consiguen valiéndose de tráfico de influencias y por eso dicen: “Vale más tener “amigos” que tener dinero”… Otros lo consiguen cometiendo crímenes… Otros lo consiguen sin ser respetuosos con la naturaleza ni con sus prójimos… También se dice que el dinero cambia a las personas pues “saca” lo que llevan dentro… ¿Cómo es mi relación con el dinero? ¿Lo relaciono con la deshonestidad? ¿Le tengo miedo? ¿Quién me ha enseñado a hacer un uso “correcto” de él?

Es claro que debemos aprender a ganarlo, a administrarlo y a gastarlo como a Dios le gustaría…

¿Cómo es mi relación con el dinero?

Algunos dicen que el motor para ganar y poseer dinero es el miedo y la inseguridad… Es como si nos dijéramos a nosotros mismos: si no tengo una buena cantidad de dinero y bienes materiales me siento inseguro… También por eso es fácil que nos vendan “seguros”… ¿Qué miedos tengo y deseo “cubrir” con billetes? ¿Me doy cuenta que cuando actúo empujado por mis miedos me olvido de otros asuntos importantes, de los demás, de Dios y de su Palabra? …Cuando no sanamos nuestros miedos actuamos sin poder detenernos jamás y, a pesar de todo lo que hagamos, continuamos sintiéndonos frágiles y nuestra desconfianza crece…

Parece que nos olvidamos que el dinero es sólo un recurso material… Pero, para que el recurso funcione, se necesita una habilidad espiritual… El recurso unido a una habilidad que lo transforme nos dará un desarrollo integral para nosotros y para lo demás… ¿Cómo puedo unir mis habilidades a mi dinero para que dé frutos evangélicos? ¿Qué habilidades, virtudes y actitudes cristianas debo poner a trabajar junto con mis recursos económicos para construir un mundo mejor para todos?

Sólo cuando compartimos nos liberamos de la tiranía de los  bienes materiales…

Lo único que nos salva del dominio que el dinero ejerce sobre nosotros en lo individual es el prójimo, especialmente el pobre… Sólo cuando compartimos nos liberamos de la tiranía de los  bienes materiales…

PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS, DURANTE ESTA SEMANA, TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS:

1.     Platica con algunos de tus amigos y/o familiares sobre esta pregunta: ¿Cómo sería una educación integral sobre el ganar, administrar y gastar/invertir el dinero?

2.     Piensa en estas ideas: “Dios bendice mi dinero cuando lo comparto”, “Dios multiplica lo que doy, no lo que me guardo”.

3.     Haz una lista de los textos bíblicos donde aparece Jesús hablando sobre el dinero y los bienes materiales…

4.     Durante esta semana, escribe oraciones agradeciéndole a Jesús que te ha dado tantas riquezas para administrar: la fe, su Palabra, su vida gracia, tus bienes materiales y espirituales…

(Si esta ficha te ayuda, compártela)

Esta ficha, así como las de los domingos anteriores, la puedes encontrar en arquimediosgdl.org.mx, pestaña de “cultura y formación” y “desarrollo espiritual”.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: ¿Experimento la necesidad de acercarme a Dios y a su Salvación?

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …