Home / Cultura y Formación / El Dios que me ayuda a ganar mis batallas

El Dios que me ayuda a ganar mis batallas

Desarrollo Espiritual,

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO, Ciclo C, 20 de Octubre de 2019.

¿Cómo puede mi misión personal apoyar la misión de Dios?

Pbro. Sergio Arturo Gómez M. / Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

¿QUÉ NOS DICE DIOS EN ESTE DOMINGO?

Éxodo 17, 8-13: En esta pintoresca historia, que acentúa la perseverancia en la oración, Moisés es ayudado a alzar sus brazos hasta que su pueblo consigue la victoria…

Salmo 120: El Dios que hizo el cielo y la tierra está dispuesto a auxiliarnos y protegernos siempre…

2 Timoteo 3, 14 – 4, 2: San Pablo nos invita a:

1.     Permanecer fieles a la Escritura que aceptamos, pues ella, además de estar inspirada por Dios, es útil para enseñar, argumentar, corregir y educar en la rectitud…

2.     A proclamar el mensaje de Jesucristo con oportunidad y sin ella…

(También puede leerse, por la celebración del DOMUND: Romanos 10, 9-18)

Lucas 18, 1-8: Jesús nos recomienda orar siempre y sin desfallecer… Hemos de acudir a Dios con la confianza de que está siempre dispuesto a ayudarnos, pues Él es mejor que nadie…

REFLEXIONEMOS JUNTOS:

A primera vista, parecería que el mensaje de hoy sería: “Quién persevera en la oración obtiene siempre lo que pide, así le sucedió a Moisés y así lo recomienda Jesús”… De hecho, en el Evangelio escuchamos que Dios siempre está dispuesto a hacernos justicia y a responder con prontitud… Y hemos de reconocer que somos nosotros los que ponemos pretextos, tales como: “Dios no me hace caso”, “no tengo tiempo”, “no sé rezar”, etc.  Y la verdad es que muchas veces somos perezosos o nos gana el desánimo en eso de establecer una relación de amistad con Dios, de conocerlo y de hablarle…

Jesús nos invita a que nos acerquemos al Padre con FE, CONFIANZA e INSISTENCIA; es como si, en un primer momento, nos dijera que orar consiste en “darle lata” a Dios hasta que nos cumpla nuestros pedidos… Pero, reparemos en que el Maestro hace una pregunta muy inquietante al final del Evangelio: “Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿creen que encontrará fe sobre la tierra?”…

¿Cómo cultivamos nuestra cercanía con Dios?

Así que profundicemos un poco más, y descubramos que el tema de hoy no es sólo sobre los frutos inmediatos que pretendemos obtener con nuestra oración asidua, sino sobre cómo cultivamos nuestra cercanía con Dios, qué tipo de fe alienta nuestra relación con Él y cómo damos testimonio de Él… Por eso, San Pablo recomienda a su discípulo Timoteo que alimente su fe con la Sagrada Escritura y que también la predique sin desanimarse…Por eso es importante que nos preguntemos: Cuando hago oración, ¿con qué actitudes me acerco a Dios? ¿Estoy dispuesto a profundizar en cuál es su voluntad antes de querer que Él cumpla la mía? ¿Mi fe y mi oración se nutren en mi práctica y predicación de la Sagrada Escritura?

Hoy se nos invita a perseverar en la dirección correcta y no en nuestra limitada percepción para descubrir lo que Dios espera de nosotros… Si nos preguntamos cuál es la dirección correcta a la luz de la Palabra de hoy descubriremos con asombro que es la que nos marca una fe que se nutre escuchando, meditando y predicando la Palabra, aquella que entiende que nuestros caminos son rebasados por Dios ya que Él nos invita a algo más grande cada vez… Para entender mejor, digamos que “existen niveles de fe: la que quiere manipular a Dios, la que nos hace evadirnos de la realidad y de nuestras responsabilidades, y la que nos hace descubrir su voluntad…”Este último nivel de fe, basada en la constancia, en la perseverancia y con la dirección marcada por Dios nos ayudará a descubrir el sentido de las batallas que luchamos y hacía donde hemos de dirigir nuestros esfuerzos…” Hemos de cuidarnos para que el mundo inmediatista no nos contagie su prisa por encontrar soluciones mágicas que no nos conduzcan ni al crecimiento ni a la salvación…

La escucha de Dios debe llevarnos al crecimiento

Como el pueblo de Dios, nosotros también tenemos batallas… Nuestras batallas para conquistar la “tierra prometida” nos piden comprender la voluntad de Dios como oportunidades de crecimiento, a pesar del sacrificio empeñado en ellas… Sólo así conquistaremos un lugar de fraternidad y de cercanía con Dios…

Si desarrollamos la confianza de que Dios tiene bienes mejores de los que nosotros buscamos y pedimos, entonces podremos profundizar y adherirnos a sus propuestas… Si confiamos en este Dios, entonces seremos insistentes y perseverantes en la dirección (correcta) que Él nos marca… ¿Cómo puedo ejercitarme para “ver” lo que Dios quiere que “vea”?

Mucha personas luchan sus batallas solas

Si observamos a nuestro alrededor, hay muchas personas luchando también sus batallas y muchas veces luchan solos, abandonados, desarticulados… Necesitan un Moisés que levante las manos para pedir por ellos, Moisés necesita quien le ayude cuando él se canse, necesitamos un Dios que esté dispuesto a guiarnos al triunfo… Necesitamos compartir nuestra experiencia de buena relación con Dios fundamentada en su Palabra y nuestra misión en favor de otros… ¿Cómo puede mi misión personal apoyar la misión de Dios y la Iglesia?

PARA QUE TE ENCUENTRES CON DIOS, DURANTE ESTA SEMANA, TE PROPONEMOS LOS SIGUIENTES EJERCICIOS:

1.     Para cumplir la Palabra de Dios de este día hemos de tener la capacidad de descubrir cuáles son las enseñanzas sólidas y correctas de Dios.

¿Cómo puedo descubrirla? Ciertamente, sobre todo al principio, no nos proporcionarán satisfacción inmediata…

¿Qué haré para, manteniéndome firme, alcanzar la santificación? Ten presente que la voluntad de Dios siempre nos conducirá a la santificación personal con una dimensión comunitaria…

2.     Durante esta semana, en tu oración, pídele a Dios la gracia de ser incansable al conversar con Él a través del conocimiento de las Sagradas Escrituras; de no desanimarte nunca y de vencer todas tus dificultades a la hora de orar y misionar…

(Si esta ficha te ayuda, compártela)

Esta ficha, así como las de los domingos anteriores, la puedes encontrar en arquimediosgdl.org.mx, pestaña de “cultura y formación” y “desarrollo espiritual”.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Celebración de la Palabra: La fuerza de la Palabra

Ofrecemos un esquema para realizar una celebración familiar o grupal, sin la presencia del presbítero, …