Home / Iglesia en Guadalajara / La contingencia es un momento para practicar la misericordia

La contingencia es un momento para practicar la misericordia

En la Misa dominical el Cardenal José Francisco Robles exhortó a los fieles a revalorar la Eucaristía en comunidad, a ejercer la caridad hacia los más necesitados y a reconciliarnos como una gran familia cristiana.

Sonia Gabriela Ceja Ramírez / Fotos: Carlos Zepeda

La contingencia sanitaria que se vive por el COVID-19 es una oportunidad para revalorar los sacramentos y especialmente la Eucaristía señaló el Cardenal Arzobispo de Guadalajara Don José Francisco Robles Ortega.

En la Misa transmitida a través de diferentes medios desde la Iglesia Catedral, el Obispo Metropolitano señaló que hay muchas personas que están sufriendo ya que debido al aislamiento social no pueden participar en la Misa dominical o incluso diaria como acostumbran.

“No pueden reunirse en su parroquia, no pueden reunirse en su templo, no pueden compartir con los hermanos la alegría de creer y de celebrar la presencia de Jesús resucitado.

“Es tiempo de valorar y repensar la forma como hemos vivido nosotros el domingo y la Eucaristía entre semana. ¿Acaso no se nos ha hecho una rutina? ¿Acaso no se nos ha hecho tal vez un rito vacío de significado y sin compromiso para la vida?”.

El Cardenal Robles añadió que esta situación es una oportunidad “para valorar la celebración del domingo y darle a nuestra asamblea todo el significado que tiene desde los orígenes: la presencia de Jesús resucitado con su Espíritu, la fraternidad en torno a la Palabra y en torno a la caridad”.

No podemos ser católicos fríos

Dijo que los cristianos no podemos declararnos como tales y luego ser indiferentes a las necesidades de los hermanos.

“Quien se encuentra con el resucitado en cada Eucaristía no puede menos que sentirse comprometido con el hermano, especialmente con el que más carece, con el que más sufre, con el que más necesita.

“Esta es la dimensión del compromiso social que tiene nuestra fe. Esta dimensión conviene repensarla, retomarla, para que no quede la celebración del domingo en una experiencia íntima, en una experiencia personal que tal vez sí, nos dé mucha tranquilidad y mucha paz pero no nos compromete a cambiar la situación que vivimos y que viven muchos hermanos y hermanas”.

Que la caridad se manifieste viva

El Cardenal Robles exhortó a los fieles a ver el lado positivo de no podernos reunir en torno a la Eucaristía: “aprovechemos para repensar nuestra situación, para revisarla, para depurarla, para corregir todo aquello que tengamos que corregir y devolverle a nuestra celebración el sentido que tuvo desde sus orígenes en los primeros cristianos, quienes llegaban a vender sus propios vienes para compartirlos con los más necesitados.

“El compromiso de la caridad está presente desde el principio en el encuentro con Cristo resucitado.

“La resurrección es la manifestación de la misericordia que Dios ha tenido con nuestra pobre humanidad”.

“Así como Dios ha sido misericordioso, así estamos llamados nosotros a vivir la misericordia para con nuestros hermanos. “Esta situación de prueba, de amenaza a nuestra salud y a nuestra vida, nos debe llevar a reconciliarnos con Dios, pero también a reconciliarnos entre nosotros. Quitar todas esas barreras que hemos establecido y comportarnos como una verdadera comunidad”, apuntó.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

Cardenal Robles reconoció a los maestros en su día

Nicolle Alcaraz Con motivo del Día del Maestro, el pasado 15 de mayo el Cardenal …