Home / Opinión / Los signos de los tiempos / Debate frente al paro nacional del 9M

Debate frente al paro nacional del 9M

Jorge Rocha

Está claro que frente a los grandes movimientos sociales, como el que surge para exigir el cese de las violencias en contra de las mujeres y la búsqueda de condiciones de igualdad y equidad entre mujeres y hombres, las antiguas geometrías políticas de análisis sirven de muy poco.

En la última semana se dio en redes sociales y en diversos espacios de expresión pública, un fuerte debate sobre si el paro nacional convocado para el lunes 9 de marzo de este año, es un movimiento de izquierda o de derecha, sí es conservador o liberal, y junto con ello se vierten expresiones que afirman que esta es una agenda sólo de mujeres, otras que dicen que no basta ser mujer para ser feminista, otras que señalan posiciones anti-institucionales, otras que afirman que sí hay algunos avances en ciertos espacios públicos, algunas más que dicen que el patriarcado oprime, tanto a mujeres como a hombres, y otras tantas que intentan abonar a este debate, desde posiciones más radicales o más gradualistas.

Lo primero que debemos afirmar es que el movimiento de las mujeres es un proceso global que por supuesto tiene expresiones particulares en cada país y en cada región; pero no sólo esto, sino que, en las distintas naciones y regiones, esta agenda ha experimentado diversos procesos a través de los años. Por supuesto que en México, el preocupante problema del feminicidio es una de las facetas de esta agenda, que sobresale por su nivel de impacto y de gravedad, pero no podemos dejar de señalar que están presentes los asuntos referidos al acoso, el hostigamiento y las situaciones de desigualdad e inequidad en los espacios públicos y laborales.

Para abordar este asunto se necesita un gran ejercicio de empatía con las distintas situaciones de las mujeres que han sufrido algún tipo de violencia o desigualdad, se requiere de un profundo ejercicio de autocrítica personal e institucional para reconocer, cómo hemos abonado a este problema; además, es necesario abrirse a un proceso reflexivo y de apertura a las propuestas de solución y, por supuesto, se requiere de una gran voluntad política para la implementación de las acciones y de los procesos de cambio que son necesarios emprender.

Como ya lo había señalado en otros textos, estamos ante una gran revolución de las mujeres, que va mucho más allá de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, y que en el fondo nos obliga a repensar y reconstruir cómo se dan las relaciones entre mujeres y hombres; este proceso no será rápido, seguramente nos tomará muchos años, pero en mi opinión, estamos ante un proceso de cambio que no tiene reversa.

Por otro lado, me parece de una miopía excesiva, tratar de reducir las manifestaciones de las mujeres a la actual disputa política entre el gobierno en turno y sus opositores. Esta agenda los rebasa y no lo están comprendiendo, y tratar de sacar ventaja política alrededor de estas demandas, definitivamente es no entender lo que está pasado, y tratar de lucrar con este movimiento seguramente terminará jugando en contra de aquellos que se quieren beneficiar alrededor de estas legítimas exigencias. Nuevamente la clase política mexicana se quedó corta de miras ante este fenómeno que pone en cuestión procesos sociales más profundos.

Habrá que ver en qué se traducen las manifestaciones que veremos en el fin de semana del día 8 de marzo; seguramente habrá expresiones públicas, el debate en redes sociales continuará, algunas instituciones utilizarán ese día para que sus miembros hombres generen procesos de reflexión en torno a las llamadas nuevas masculinidades; algunos más serán más arriesgados, y van a plantear algunas nuevas políticas o estrategias para atajar el problema desde la arena que les atañe, y espero que podamos dar un paso adelante para generar mejores condiciones de seguridad para las mujeres de este país y de este estado. Este asunto va para largo, pero lo mejor todo el escenario, es que este proceso ya empezó y, como dije antes, no tiene regreso.

Correo electrónico: jerqmex@hotmail.com

Acerca de David Hernandez

Lic. en Filosofía por el Seminario de Guadalajara | Lic. en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Veracruz | Especialista en temas religiosos | Social Media Manager

Revisa También

¿Es correcto promover misas rápidas?

Pbro. José Marcos Castellón Pérez Hace algunos años se hizo famoso un templo del poniente …