Home / Opinión / ¿Es correcto promover misas rápidas?

¿Es correcto promover misas rápidas?

Pbro. José Marcos Castellón Pérez

Hace algunos años se hizo famoso un templo del poniente de la ciudad porque las Misas duraban muy poco tiempo, congregando a muchas personas que buscaban dedicar el menor tiempo posible a Dios y aprovechar el tiempo para otros menesteres aparentemente más productivos; lo llamaban “San Rapidín”. Esta costumbre de las Misas rápidas se ha ido extendiendo en la consciencia de los fieles católicos que andan a la caza de los templos donde las Misas son cortitas; incluso muchos sacerdotes hasta tienen en sus logros pastorales celebrar la santa Misa hasta en un máximo quince minutos y así abarrotar sus templos y sus canastas.

Sin embargo, una Misa “rápida” exige que se supriman algunos ritos, que se evite el canto, que las oraciones del sacerdote sean aceleradas y arrebatadas, que la homilía sea breve y, por qué no decirlo, superficial. La duración de la Misa, en otros casos, está sometida al estacionamiento. De esta forma, un riquísimo rito de siglos queda reducido a su mínima expresión, sometido al pragmatismo de una sociedad acelerada y ansiosa y, tristemente, a los intereses poco pastorales y nada espirituales de algunos sacerdotes.

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los católicos “practicantes” tienen contacto con la Iglesia solamente en la Misa dominical, deberíamos de cambiar nuestra práctica pastoral en torno a la celebración del domingo y de la Misa, fuente y cumbre de la vida cristiana.

Deberíamos revisar los horarios. Era común que en una sociedad de “cristiandad” hubiera muchas Misas el domingo, pero ahora esas Misas quedaron para la participación de muy pocas personas. Hay templos en donde hay muchas Misas con pocos fieles. ¿No es mejor tener pocas Misas, mejor cuidadas y con mayor participación? Además, el sacerdote con menos Misas podrá tener mayor cuidado y entusiasmo al celebrar, logrando ser momentos de una profunda experiencia con Dios y no sólo el tedioso cumplimiento de un deber o la práctica de una rutina tradicional.

Es importante también el lugar celebrativo. La mayoría de los templos son lugares de especial belleza por su riqueza artística, pero también se debe cuidar en extremo la limpieza, el decoro y el adorno de flores, la utilización de símbolos que ayuden a vivir la Eucaristía dominical, resaltando la temática del ciclo de lecturas de la Palabra de Dios.

La pastoral de los equipos de servicio podría aprovecharse para acrecentar la participación en diversos ministerios: el de bienvenida y acomodo, los lectores, los cantores, los ministros extraordinarios de la comunión, los acólitos, los colectores, etc. Cada uno de estos equipos podría preparar la Misa de forma que haya una excelente calidad en lo que toca a la preparación y ejecución de su ministerio.

El sacerdote debe empeñarse en una mejor preparación bíblica, teológica y pastoral de la homilía, que es un momento muy significativo para la comunidad. El Papa Francisco dedicó a la homilía un lugar extenso y significativo de su exhortación Evangelii Gaudium, en cuanto espacio primordial de evangelización.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Abracémonos más… No sabemos cuándo será la última vez

El covid ha traído experiencias muy dolorosas para cientos de familias que han perdido a …

Un comentario

  1. TDD. PABLO GONZALEZ LOPEZ.

    Saludos y Con todo respeto voy a externar mi sentir. La Santa Misa de las 12 del día Domingo,. que sea. MUY. FORMAL incluyendo. Un Mariachi. que. Acompañe. Los cantos. Porque. El mariachi. Nació DENTRO. DE. LOS. TEMPLOS. EN. COCULA. JALISCO MEXICO EN 1532. Y. en los. Demás. Horarios. Inoven el acortar su duración. Naci en CoculaJalisco México y tengo 72. (setenta y dos) .Muchas gracias por Leerme.