Home / Opinión / Los signos de los tiempos / Evaluación del modelo de campañas políticas

Evaluación del modelo de campañas políticas

Jorge Rocha

Están por concluir las campañas políticas, que formalmente comenzaron hace casi dos meses, pero que fueron antecedidas por las precampañas, y tuvimos un largo periodo de campañas veladas por parte de los partidos políticos y del propio Presidente de la República. Como en muchas elecciones, hay comunidades donde la posibilidad de transitar a una mejor situación genera una emoción de esperanza frente a los comicios; sin embargo, a la par de este sentimiento podemos observar una molestia generalizada y un amplio hartazgo al respecto de las campañas electorales, sobre las que pesan muchas dudas y que se multiplican las críticas y las propuestas para transitar a un modelo más útil para la ciudadanía.

Más allá de evaluar estas campañas que en general han sido de muy mala calidad, me parece que es pertinente hacer una re­flexión sobre el modelo de campañas político-electorales, que no me canso de repetir, está absolutamente agotado. A continuación, expongo algunos de los elementos más críticos del tipo de campañas que nos toca vivir (sufrir):

1.- Problema de costo y financiamiento

Las campañas electorales siguen siendo muy caras y los recursos asignados a los partidos políticos para este propósito, parece no justificar el costo-beneficio para la ciudadanía. Hay algunas propuestas radicales que sostienen que el financiamiento a los partidos debe suspenderse de tajo y que se debe regular de forma muy estricta el financiamiento privado para evitar la entrada de dinero ilegal o de poderes fácticos. Me parece que debemos avanzar a un modelo de costo de campañas sustancialmente más bajos, con financiamientos mínimos y con garantías de equidad y transparencia en las contiendas.

2.- Calidad de los partidos políticos participantes

En estas elecciones muchos afirmaron que tener 13 partidos en competencia era un exceso y que el aporte de algunas de las nuevas expresiones políticas era casi nulo; aunado a una severa crisis de los partidos políticos tradicionales. Hay severas críticas sobre el funcionamiento de los actuales partidos, que en algunos casos son empresas familiares y en otros son expresiones políticas que se aglutinan alrededor de un “caudillo”. La identificación entre el ideario de un partido y su forma de proceder es cada vez más rara y lo que predomina es un preocupante pragmatismo político. Una de las propuestas que pueden ayudar a resolver este problema, es aumentar el nivel de votación que permita que un instituto político tenga derecho a competir por cargos de elección popular. Una iniciativa que puede ser viable para ello, es el incremento al 5% de la votación válida para contar con el registro electoral. Si hoy eso fuera posible, la cantidad de partidos disminuiría de forma muy significativa.

3.- Modelos de debate

La forma de debatir entre las y los candidatos a puestos de elección popular es pésima. No hay discusión de propuestas y mucho menos de soluciones, se cae con extrema facilidad en discursos ambiguos, y en algunos casos las campañas se reducen a la descalificación sistemática y a la guerra de lodo. Los debates formales son muy cuadrados y no permiten el intercambio de ideas que ayuden a la ciudadanía a discernir mejor su voto. Por todas estas razones, el modelo de debates formales y no formales debe modificarse de forma sustantiva.

4.- Candados a los fraudes a la Ley

Otro de los problemas que tienen los procesos electorales que hemos visto, son los continuos fraudes a la ley, sobre todo en lo que se refiere a la elección de diputados plurinominales. A diferencia de los candidatos que obtienen una curul por la vía de la representación directa, donde las personas son las elegidas, en el caso de los diputados plurinominales, las personas electas obtienen el cargo por la votación a su partido político, por esta razón se debe prohibir que los diputados electos por esta vía puedan cambiar de partido político, ya que con eso se transgrede la decisión popular.

5.- Simplificación de las asignaciones plurinominales y listas abiertas

En esta misma línea, es fundamental que las fórmulas para la designación de diputaciones plurinominales sean más sencillas y claras, ya que, sobre todo en el caso de Jalisco, tenemos modelos profundamente complicados que se prestan a sobre representar a partidos políticos. Una modificación que ayudaría a mejorar la calidad de la elección, es que las personas puedan votar directamente a los candidatos a diputaciones plurinominales, para que lleguen las personas que fueron votadas por la ciudadanía y no los que los partidos definen.

Hasta aquí algunos de los puntos más críticos de nuestros procesos electorales, donde urgen modificaciones de fondo.

Correo electrónico: jerqmex@hotmail.com

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Zapotillo y derecho al agua

Jorge Rocha El fin de semana pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador y el …