Home / Opinión / Foro Ruiz Medrano / Aprender a escuchar

Aprender a escuchar

 Juan Carlos Núñez Bustillos

La palabra escuchar proviene del verbo latino auscultare que significa “inclinar” o “aplicar” la oreja. Cuando escuchamos no solamente percibimos un sonido, sino que aplicamos la oreja. Esto implica una acción voluntaria. Escuchar es poner atención, atender al otro.

El Papa Francisco dedicó su mensaje con motivo de la 56 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales a la escucha. En él advierte que estamos perdiendo “la capacidad de escuchar a quien tenemos delante, sea en la trama normal de las relaciones cotidianas, sea en los debates sobre los temas más importantes de la vida civil”.

El desarrollo de las redes sociales nos ha dado la oportunidad de ampliar el alcance de nuestra voz. Sin embargo, lo que ocurre en ellas en ocasiones se parece más a una torre de Babel donde todos hablan al mismo tiempo sin entenderse, que a un ágora donde se producen diálogos en los que hablamos, pero también escuchamos.

A todos nos gusta hablar, pero a pocos nos gusta escuchar. Especialmente si lo que no se dice no concuerda con nuestras convicciones. Cuando esto ocurre la reacción inmediata es “quitar el oído”, descalificar e insultar a la otra persona. Entonces se cancela la posibilidad de una discusión respetuosa y argumentada.

En cambio, sí escuchamos a quienes piensan como nosotros. A ellos sí les ponemos mucha atención, les inclinamos el oído, y amplificamos sus voces. Pero estos diálogos en el fondo son más bien monólogos, aunque en ellos participe mucha gente.

Escuchar a quienes discrepan es un reto. Implica, en primer lugar, reconocerlos como interlocutores, como personas dignas de ser escuchadas. Eso no ocurre cuando los pensamos como enemigos.

En una sociedad polarizada es necesario escucharnos más, inclinar el oído también a quienes piensan de manera diferente para tratar de comprender sus razones y sus argumentos. Ello implica la buena voluntad de los participantes.

El Papa dice en su mensaje que la buena comunicación “presta atención a las razones del otro y trata de hacer que se comprenda la complejidad de la realidad”. Ahí está la invitación. Nos vendría muy bien hablar menos y escuchar más.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

LOGROS Y RETROCESOS DE LA MUJER EN LA POLÍTICA

Trini Rodríguez Imaginemos que queremos tomar vacaciones en familia. Si fueran los años previos a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *