Home / Opinión / Gesto de Paz

Gesto de Paz

Pbro. José Marcos Castellón Pérez

No se puede negar el crecimiento de la violencia en nuestra patria hasta alcanzar ya cifras descomunales de muertos y desaparecidos. Sólo en Analco, uno de los barrios fundacionales de Guadalajara, últimamente se han verificado homicidios a plena luz del día y en lugares públicos muy concurridos como el Mercado de los Elotes, una menudería, una peluquería, la Central Vieja, la calle Obregón y otros. Esta violencia de dimensión nacional y alarmante ha generado dos actitudes igualmente perjudiciales para la convivencia ciudadana: la indiferencia y el miedo.

Para algunos, los asesinatos, levantones y todo tipo de desgracias son leídos matemáticamente: se trata de “uno más”, es sólo una cuenta de números sin rostro e incluso de un juicio sumario: “en algo malo andaría”; terminamos acostumbrándonos a la violencia y lo vemos ya como algo normal de nuestro paisaje social. En otros ciudadanos, esta situación, que manifiesta ya un deterioro social mayúsculo y una claudicación de la autoridad ante el problema de la seguridad, genera un miedo paralizador, dejando de participar en la vida social, lúdica e incluso religiosa; se llega del trabajo o de la escuela para encerrarse en la casa, sumamente protegida, sin querer salir y dejando los espacios públicos en manos de la delincuencia.

Frente a esta situación, algunas comunidades parroquiales han tomado la loable iniciativa de promover la reconciliación y la paz, con un gesto muy sencillo, pero muy elocuente: hacer una oración o celebrar una Eucaristía en el lugar donde fue asesinada una persona, en la casa de los dolientes, en el lugar del levantón o donde se encuentra el cuerpo de quien dejó de existir por manos homicidas. Incluso, comunidades que organizan una pequeña peregrinación a ese lugar, como espacio tocado por el mal que debe ser redimido por la presencia de quienes desde la fe son conscientes de que el mal y la muerte no tienen la última palabra, sino el Resucitado y la vida eterna que solamente él ofrece.

Este gesto puede ser leído como una prudente denuncia profética a aquellos hermanos que están provocando sufrimiento y muerte porque no es una condena de su persona, sino un momento de oración para pedir a Dios por su conversión. Es un gesto de reconciliación y de reconstrucción del tejido social, puesto que los cristianos, como nuestro Maestro, debemos pedir la gracia del perdón y de la contención del deseo de venganza, que provoca más sufrimiento y descomposición social. La presencia humilde y orante de la Iglesia en esos momentos es muy significativa para los dolientes, porque pesa sobre ellos el señalamiento de su familiar desaparecido o asesinado como miembro de la delincuencia, por eso es un bálsamo que sana y que reivindica a la familia en su deseo de integración a la comunidad a la que pertenece; es simbólicamente la declaración de inocencia de quienes más sufren las pérdidas y muchas veces se sienten juzgados. Es la enseñanza de que la paz se logra orando, con la disposición de trascendernos. 

Acerca de Rebeca Ortega Camacho

Revisa También

Predicad el Evangelio

Pbro. Armando González Escoto Este es el título de la nueva Constitución Apostólica del Papa …