Home / Opinión / Los signos de los tiempos / La pobreza en Jalisco

La pobreza en Jalisco

En nuestro Estado la pobreza se incrementó por arriba de la media nacional.

Jorge Rocha

La edición pasada mostramos los datos que dan a conocer el incremento de la pobreza a nivel nacional, en el periodo comprendido entre los años 2018 y 2020, ahora analizaremos los resultados del ejercicio que hizo el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en México (CONEVAL) para el caso del Estado de Jalisco.

Para nuestra entidad, la pobreza creció del 27.8 al 31.4% de personas en esta condición, que representa un aumento del 3.6%, que está arriba del 2% a nivel nacional. Esto significa que en 2018 había 2 millones, 285 mil jaliscienses en pobreza, para el año 2020 son 2 millones 633 mil personas en esta condición.

En lo referente a la pobreza extrema, hace tres años las y los jaliscienses que se ubicaron en esta condición era el 2.3% y para el año 2020 subió al 3%. Esto significa que en 2018 había 189 mil personas en esta situación y para 2020 son 251 mil personas que se encuentran en la extrema pobreza en Jalisco.

Carencias en servicios de salud e ingresos

Si nos vamos a analizar las carencias sociales, el Estado tuvo avances en combatir cinco de las seis carencias que mide el CONEVAL: rezago educativo (-0.8%), carencia por acceso a seguridad social (-1.1%), carencia por calidad y espacios en la vivienda (-0.8%), carencia por acceso a servicios básicos en la vivienda (-2.7%) y en acceso a la alimentación (-1.1%).

Por otro lado, en la carencia donde hubo incrementos en Jalisco fue por acceso a servicios de salud (+12.7%). El otro rubro donde Jalisco tuvo un aumento de la pobreza fue en los ingresos, donde en el año 2018, el 36.1% de la población recibía menos ingresos que los establecidos en el CONEVAL para considerar que una persona estaban en la pobreza por ingresos. Para el año 2020, los pobres por ingreso en Jalisco son el 41.2%, que significa a tres millones, 451 mil jaliscienses.

Los dos primeros años del gobierno de Enrique Alfaro tuvieron malos resultados en el combate a la pobreza y puede argumentarse que la pandemia derivada del COVID-19 fue una de las razones que provocaron estos resultados.

Y a pesar de que el gobierno estatal afirma que logró una recuperación del empleo muy buena a comparación de otras entidades, luego de los primeros meses de pandemia, lo que dejan de manifiesto estos hallazgos de CONEVAL, es que estos avances no lograron contener el crecimiento de la pobreza en Jalisco. Para la segunda mitad del sexenio de Alfaro, este deberá de ser un objetivo central, ya que de poco sirve generar proyectos económicos muy rimbombantes, pero que no logren un efectivo proceso de distribución de la riqueza. El crecimiento económico en sí mismo no logra paliar la pobreza si no existen políticas públicas efectivas que logren que los beneficios sean para todas y todos. Crecer sí, pero para que todas y todos tengan más.

Correo electrónico: jerqmex@hotmail.com

Posdata

El fin de semana pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador visitó Temacapulín, algunos decían que la visita pondría fin a los problemas de agua en el Estado, otros dijeron que el presidente sólo vendría a “patear el bote” al siguiente sexenio. No sucedió ninguna de las dos cosas. Efectivamente no se tuvieron los avances deseados en la materia, pero si hubo algunos avances importantes: el primero es que López Obrador se comprometió a que los poblados de Tamacapulín, Acasico y Palmarejo no serian inundados; segundo, es que esto implica que la presa será construida a 80 metros y podrá llenarse a 60 metros; tercero, el agua del Zapotillo no será para la ciudad de León, Guanajuato; cuarto, estas decisiones implican: hacer un sistema de compuertas en el Zapotillo, terminar las obras de la presa del Purgatorio; y que no se realizará el acueducto a León.

Lo que es un hecho es que Enrique Alfaro no podrá depositar en la presa del Zapotillo sus esperanzas para resolver los problemas de agua en la entidad, ni en el corto ni en el mediano plazo y esto implica que deberán retomarse diversas propuestas para que nuestra ciudad no sea presa de la sequía durante unos meses y que no sufra inundaciones en otros periodos del año.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Evaluación de gobiernos municipales salientes (parte I)

Jorge Rocha Estamos a unos días de que concluyan las administraciones municipales metropolitanas y vale …

Un comentario

  1. Maria de Jesús Sainz

    Es que con los temporales de lluvia de cada año se va tanta agua por los caños de las ciudades y pueblos. Por qué se opta por un sistema de captación de agua que resurtan los mantos y acuíferos que hoy en día están amenazados en las sequías.
    En la zona poniente de la ciudad específicamente, de frente a la Primavera, contamos con canales que son desaprovechados para retener agua. Solo uno que ha funcionado de maravilla y es ejemplo de una ingeniería hidráulica bien diseñada estudiada y aplicada, estoy hablando del canal de Sta. Catalina. Atraviesa en forma diagonal desde Mariano Otero, cruzando colonias como Paseos del Sol, Mirador del Sol, terminando en Av Vallarta a un costado del Seminario.
    Otro canal que también atraviesa en diagonal inicia en Prolongación Moctezuma y Tepeyac cercano El Colli residencial y corre por av Tchaikovsky hasta Miguel Ángel cerca del Metropolitano.
    Estos canales hacen varias funciones, que las escorrentias se depositen ahí y evitar que corran hacia zona CD del Sol y Abastos. Se almacenan y se resurten los mantos freáticos.
    Podría seguir con ejemplos… De presas y represas que estuvieron y aún están regadas por el área Metropolitana.