Home / Opinión / Los signos de los tiempos / La seguridad en Jalisco

La seguridad en Jalisco

Los delitos de alto impacto no descienden y la percepción de inseguridad en la ciudad aumenta.

Jorge Rocha

En días pasados la ciudad de Guadalajara fue escenario de un violento enfrentamiento, donde hubo una persona muerta, otra fue privada de su libertad y tres personas más fueron heridas. Al momento que se escribe este texto no se sabe el motivo de la balacera y tampoco hay información sobre la persona que se llevaron los presuntos delincuentes.

El hecho tuvo un gran impacto en la ciudad y se suma a otros eventos que en el pasado reciente se han dado en el Estado, como los asesinatos del empresario Felipe Tomé, el ex gobernador Aristóteles Sandoval y en los últimos días el hallazgo de 18 bolsas con restos humanos que fueron depositadas en las inmediaciones del Estadio de Fútbol de las Chivas del Guadalajara.

No nos sentimos seguros

Aunque las cifras proporcionadas por el Gobierno de Jalisco afirman que los delitos del fuero común tienen una baja sensible (robos a casa habitación, asaltos, entre otros), los delitos de alto impacto no descienden, y la percepción de inseguridad en la ciudad aumenta, ya que ni lo “céntrico” de los lugares ni la condición socioeconómica, parecen ser un obstáculo para que cualquier jalisciense sea objeto de la inseguridad.

Hasta ahora la información en todos los casos señalados es poca. No hay culpables, no hay razones, no hay explicaciones de ¿porqué suceden este tipo de eventos? Y mucho menos hay estrategias que claramente ayuden a resolver de raíz este grave problema. Tampoco está claro el deslinde de responsabilidades y no podemos afirmar que existan acciones coordinadas entre los distintos ámbitos de gobierno.

La indefensión es el sentimiento que priva en el ambiente y que marca la forma como nos sentimos en la ciudad.

Los resultados no han sido positivos

Desde la segunda mitad del sexenio de Emilio González Márquez este problema se desató y se han vertido a la opinión pública un sinnúmero de explicaciones e hipótesis que la realidad ha demostrado una y otra vez que no funcionan; y lo que tenemos es un incremento en el impacto, la complejidad y en los efectos negativos de este problema. Frente a ello la respuesta institucional parece que no lleva la velocidad necesaria. Diversos académicos han señalado la necesidad de generar condiciones de mayor autonomía en el Poder Judicial, aunado a una estricta implementación del nuevo modelo de justicia penal, que entró en vigor en México desde el año 2008, pero que en Jalisco no termina de funcionar. También desde hace años se ha señalado la necesidad de fortalecer, dignificar y dotar de mayores capacidades de investigación y de estrategias de coordinación a los distintos cuerpos de seguridad. Hay que reconocer que hay algunos avances, pero todavía estamos muy lejos de contar con las policías que necesitamos.

También se ha colocado en la arena pública la necesidad de llevar a cabo acciones para la reconstrucción del tejido social, pero hasta ahora las experiencias siguen siendo muy pocas.

La tinta no ha dejado de correr en cientos de páginas con diagnósticos y propuestas, pero hasta ahora, no hemos podido tener más seguridad y más tranquilidad en nuestra vida y nuestras calles. Frente a estos esfuerzos que en su conjunto no han dado los resultados deseados, los efectos negativos se seguirán expandiendo, entraremos en un peligroso pesimismo social y estaremos ante la tentación de que cada quien quiera resolver el problema por propia cuenta.

Postdata 1

El sábado 13 de febrero comenzó la nueva etapa de medidas para enfrentar la pandemia derivada del COVID-19, que prácticamente delinean el derrotero para el resto del año. Efectivamente bajó el número de personas hospitalizadas y a cuenta gotas avanza el proceso de vacunación, se reabre toda la actividad económica con aforos controlados y desafortunadamente las niñas y niños de la entidad no podrán regresar a clases presenciales en lo que falta de este ciclo escolar. Sobre este asunto en particular, me parece fundamental hacer una evaluación de los efectos académicos y psico-sociales de que la infancia y juventud de Jalisco tengan un año completo tomando clases en sus casas, seguramente hay aprendizajes muy significativos, pero tenemos que estar muy claros de los efectos negativos de esta experiencia.

Postdata 2

Los partidos políticos en Jalisco están a punto de terminar de definir sus candidaturas; y en las postulaciones que ya están definidas podemos encontrar de todo, desde personas que no son conocidas en el ámbito político, personajes que cambiaron de colores y algunos que creíamos ya estaban dedicados a otras actividades. La diversidad es muy amplia y habrá muchos competidores en las boletas electorales. Lo único que esperamos es que el nivel de debate sea bueno y constructivo.

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Campañas de soluciones vs campañas inservibles

Provocan hartazgo y tienen poca utilidad social. No se necesitan gorras, ni calcomanías, se necesitan …