Home / Opinión / Los signos de los tiempos / Sobre los organismos públicos autónomos

Sobre los organismos públicos autónomos

Jorge Rocha

Durante las últimas semanas el presidente Andrés Manuel López Obrador criticó a varios organismos públicos autónomos, porque dice que son caros, que son neoliberales y en algunos casos, como el Instituto Nacional Electoral (INE), porque restringen derechos y su libertad de expresión.

Por otro lado, buena parte de la comentocracia mexicana se fue en contra de estos dichos y aseveran que la posible extinción o modificación de estas instituciones es un atentado contra la democracia.

El problema de este debate, muy polarizado e impregnado de filias y fobias electorales, es que se pone en un solo costal a organismos de naturaleza muy distinta y que sólo tienen en común que son autónomos de los tres poderes (se supone) y que funcionan con recursos públicos.

Dos ejemplos

Instituciones como el INEGI (generación y análisis de información geoestadística y demográfica) o el CONEVAL (producción de información sobre pobreza), son organismos de generación de información técnica, que fueron creados para crear y desarrollar indicadores de temas de suma importancia, donde se busca que los intereses políticos no busquen “acomodar datos a su conveniencia”. En estos dos casos, donde la tarea ha sido cumplida con cabalidad, no existe razón alguna para modificar el estatuto de ambas organizaciones.

Hay otro tipo de organismos, que han resultado muy polémicos, como el INAI (Instituto Nacional de Acceso a la Información), el INE y la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) que fueron creados para garantizar derechos que el Estado Mexicano era incapaz de hacer vigentes, y por ello, nos vimos en la necesidad de establecer este tipo de instituciones. En este caso el desempeño ha sido muy diferente y la naturaleza de los mismos genera condiciones muy distintas. Por ejemplo, hasta ahora el INAI es un organismo público autónomo, que, a pesar de algunas críticas en su contra, ha tenido un buen desempeño desde su creación y su labor es muy valorada por distintos actores sociales. La persistencia en la mayor parte de la clase política, de ser opacos y no rendir cuentas, justifica su existencia como está ahora.

También los hay cuestionables

Por otro lado, el INE ha estado envuelto en muchas polémicas, sobre todo frente a algunos procesos electorales muy controvertidos, como en el año 2006. También es cierto que hay reformas electorales que le han dado facultades imposibles de cumplir (por ejemplo, la fiscalización de las campañas electorales) o que las sanciones por violar las leyes electorales no son contundentes. También es real que los sueldos de los miembros del Consejo General podrían ser menores, sin embargo, por la naturaleza de sus funciones, es un organismo que debe mantenerse autónomo de los poderes políticos formales, ya que, si se pierde esta característica, entonces sí podemos hablar de un atentado contra la democracia.

Al finalizar el año pasado, escribí sobre el desempeño de la CNDH, que deja mucho que desear y que tiene un presupuesto muy por arriba de los resultados que nos otorga. En este caso en particular y como ya lo dije antes, la discusión amerita poner sobre la mesa la continuidad y la existencia de un organismo como este, que después de varias décadas, no ha sido un contrapeso eficaz para garantizar los derechos humanos de la población.

Cuando colocamos en el debate a estos organismos en un solo costal, simplificamos de forma maniquea los argumentos y se nos nubla la vista de particularidades que me parecen trascendentales para la discusión y la eventual toma de decisiones sobre el futuro de estos organismos.

Esperemos que este debate nos lleve a buen puerto.

Posdata 1

Jalisco experimenta el momento más crítico de la pandemia derivada del COVID-19 y el Gobierno del Estado aplicó el tercer botón de emergencia en todo lo que resta del mes de enero. Podemos estar de acuerdo o desacuerdo con la intensidad de estas medidas, pero, en cualquier caso, es fundamental apoyar con lo que se nos pide. Esto no es un tema político, es un asunto de solidaridad social elemental. Todas y todos a cuidarnos por el bien de todas y todos.

Posdata 2

Al principio de la semana falleció por COVID-19 Monseñor Daniel Rivera, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México, Misionero del Espíritu Santo, excelente sacerdote y buen amigo. Damos gracias a Dios por su vocación.

Correo electrónico: jerqmex@hotmail.com

Acerca de Edicion Arquimedios

Revisa También

Comisión de la Verdad

Jorge Rocha Uno de los problemas de la opinión pública mexicana, es que con mucha …