Home / Cultura y Formación / Preparando mi liturgia: Pobres y humildes ante Dios (domingo 27 de octubre)

Preparando mi liturgia: Pobres y humildes ante Dios (domingo 27 de octubre)

Iniciamos con esta nueva sección que tiene como objetivo ofrecer a los equipos de liturgia parroquiales y a los sacerdotes, un subsidio para utilizarlo en las Misas dominicales.

Puedes copiar, pegar y utilizar.

Si te es de utilidad, te invitamos a compartirlo.

Domingo XXX, Ciclo C, 27 de octubre de 2019

Adaptación: Pbro. J. Jesús Suárez Arellano

Saludo

(Ver Segunda Lectura)

El Señor está a nuestro lado y nos fortalece.

El Señor nos librará de todo mal y nos llevará con toda seguridad a su reino celestial.

Que el Señor esté siempre con ustedes.

Ideas para el Sacerdote:

(Pobres y Humildes ante Dios

Con frecuencia nos percibimos mejores de lo que realmente somos… Nos ponemos máscaras y no nos atrevemos a mostrar nuestra verdadera identidad, ni siquiera ante Dios… Hoy, en la parábola del fariseo y del publicano, el Señor nos da el siguiente mensaje: Pónganse ante Dios tal como son; sean humildes y honestos con ustedes mismos, y así aprenderán a vivir sin pretensiones ante Dios y ante la gente que les rodea… Tal actitud nos acerca más a Dios, a nosotros mismos y a nuestros hermanos…)

Acto Penitencial

Examinémonos ante el Señor para ver quiénes somos realmente y en qué aspectos tenemos que cambiar.  (Pausa)

Señor Jesús, sé misericordioso con nosotros ya que somos pecadores y necesitamos conversión: R/ Señor, ten piedad.

•      Cristo Jesús, tú siempre oyes los gritos de los pobres: R/ Cristo, ten piedad.

•      Señor Jesús, tú estás cerca de los que tienen el corazón destrozado, y escuchas la plegaria de los humildes: R/ Señor, ten piedad.

Señor, ten misericordia de nosotros, pecadores.  Renuévanos, haznos libres, danos nueva vida y llévanos a la vida eterna.

LECTURAS:

Eclesiástico 35, 15b-17. 29-22a: Al Señor no le impresionan las apariencias ni menosprecia al pobre… Escucha, atiende y hace justicia al oprimido, al huérfano y a la viuda, a quien lo sirve y al humilde…

Salmo 33: Bendigamos al Señor porque encara a los malhechores y está cerca de los afligidos, salva a los tristes, libera a sus siervos y a los que confían en Él…

2 Timoteo 4, 6-8. 16-18: Glorifiquemos al Señor porque todos los que viven con amor, luchando y conservando su fe, recibirán la corona de la salvación de manos del Justo Juez… Dios nos fortalece para llevar su mensaje a los alejados…

Lucas 18, 9-14: Jesús cuenta la historia de dos hombres que van a hacer oración: Un fariseo que se ensalza a sí mismo y un publicano que se humilla ante Dios… Al Señor le agradan los humildes y desaprueba a los que alardean de su propia rectitud y se sienten superiores a los demás…

Oración de los Fieles

Oremos al Padre del cielo que oye el grito de los humildes, y digámosle: R/ Señor, escucha a tu pueblo.

1.     Por la Iglesia, que somos nosotros, el pueblo salvado por el amor de Dios, para que no rechacemos o alejemos a nadie con actitudes de superioridad moral, roguemos al Señor.

2.     Por los sacerdotes que administran el ministerio de reconciliación, para que sean intransigentes con el mal y, sin embargo, sepan acoger a los pecadores penitentes con respeto, bondad y compasión, roguemos al Señor.

3.     Por los gobernantes de las naciones y por los servidores públicos, para que, como Dios mismo, estén atentos y atiendan especialmente a los pobres y marginados, roguemos al Señor.

4.     Por los que son ricos en posesiones y en talentos recibidos de Dios, para que no miren con desprecio a los menos privilegiados, sino que inviertan su riqueza y sus cualidades para el crecimiento y bienestar del país y del pueblo, roguemos al Señor.

5.     Por cada uno de nosotros en esta nuestra comunidad, para que nos percatemos de lo pobres que somos ante Dios y ante los hermanos, y estemos abiertos a una renovación y conversión constantes, roguemos al Señor.

Señor Dios nuestro, sabemos que las palabras bonitas significan poco si no brotan de corazones humildes y sinceros. Ayúdanos a poner en práctica lo que decimos y a vivir conforme a nuestra oración, para que tú escuches nuestra súplica, por medio de Jesucristo nuestro Señor.

Invitación al Padre Nuestro

En este momento, nos atrevemos a orar con la oración del humilde Jesús.  R/ Padre nuestro…

Líbranos, Señor

Líbranos, Señor, de todos los males y concédenos tu paz en nuestros días.

Líbranos de la soberbia que nos ciega y no nos deja ver nuestra pobreza interior, que endurece nuestros corazones y nos lleva a despreciar a los demás.

Ayúdanos a buscarte a ti y a tu reino para que podamos acelerar el retorno glorioso de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.  R/ Tuyo es el reino…

Invitación a la Comunión

Éste es Jesucristo, el Cordero de Dios que se humilló para estar con nosotros y para librarnos de nuestros pecados.

Dichosos nosotros, invitados al banquete que él ha preparado para los pobres, los pequeños y los pecadores.  R/ Señor, no soy digno…

Bendición

Hermanos: En esta Eucaristía hemos dado gracias a Dios por habernos enriquecido con la gracia de Jesús y su Evangelio…

Que Dios nos colme con sus dones y con su bendición.

Y que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre ustedes y los acompañe siempre.

Acerca de Gabriela Ceja Ramirez

Lic. en Comunicación | Especializada en Comunicación Pastoral, por el ITEPAL y la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, Colombia | Editora de Semanario Arquidiocesano de Guadalajara.

Revisa También

EVANGELIO DE HOY 03 DE JUNIO DEL 2022

Yo les digo que en el día del juicio, Sodoma será tratada con menos rigor que esa ciudad.